El consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Eduardo Arasti, y el alcalde de Santillana del Mar, Isidoro Rábago, han inaugurado la iluminación ornamental del casco histórico de la villa.

El conjunto arquitectónico integrado por el edificio consistorial, la Torre de Don Borja, la Torre del Merino y las Casas del Águila y la Parra contará así con un nuevo alumbrado monumental de tecnología led, que busca aumentar el atractivo turístico de la localidad, fomentando las visitas y rutas nocturnas y poniendo en valor su patrimonio histórico-artístico.

La iluminación artística de los cuatro edificios junto a los establecimientos del Parador Gil Blas y Restaurante El Castillo (adosados al conjunto que lidera la Torre del Merino) ha contado con el apoyo del Gobierno de Cantabria y corresponde a la primera fase de un proyecto que se ampliará en el futuro a otros elementos arquitectónicos de Santillana del Mar, entre ellos la Colegiata, con el objeto de crear una ruta turística monumental.

El coste de esta primera fase asciende a 60.000 euros, 18.000 de los cuales han sido subvencionados por el Gobierno de Cantabria apoyando la iluminación de las Casas del Águila y la Parra, edificio de titularidad del Ejecutivo regional.

El resultado de esta primera fase permitirá al visitante disfrutar de “atractivo y efectista” paisaje nocturno enlazando los distintos edificios mediante la combinación de diferentes secuencias y programas lumínicos con diversos efectos cromáticos.

De esta forma, la Plaza Mayor adquirirá durante la noche una personalidad propia con una imagen “diferente y atractiva”, ha destacado el Ejecutivo regional.

Según el consejero de Turismo, Eduardo Arasti, esta actuación “pone el valor el patrimonio histórico de uno de los principales enclaves turísticos de Cantabria y lo hace, además, siguiendo criterios de sostenibilidad ambiental y ahorro”.

A juicio de Arasti, “el atractivo y novedoso escenario” que ofrecerá el conjunto histórico de la villa por la noche será “un reclamo más para atraer visitantes a la Santillana del Mar y un valor añadido a su ya importante oferta turística, abanderada por la cueva y Museo de Altamira, la Colegiata Románica de Santa Juliana y la singularidad de su arquitectura y calles empedradas”.

“La iluminación monumental es un ejemplo de las posibilidades que ofrece la aplicación de las nuevas tecnologías al turismo y convierte al municipio en referente turístico en este aspecto”, ha subrayado el consejero, al tiempo que recuerda el efecto dinamizador y de promoción que supone para la villa medieval y para Cantabria este nuevo atractivo.

Por su parte, el alcalde de Santillana del Mar, Isidoro Rábago, ha destacado que “es un día muy especial para el municipio porque es una apuesta por su presente y su futuro”, y ha precisado que esta primera fase forma parte de un proyecto “más amplio, que significará la creación de una ruta monumental en la villa.