El Ministerio de Cultura ha afirmado que su “prioridad” es la “salvaguarda” y el “conocimiento” de la cueva de Altamira, y ha asegurado que, aunque en los estudios científicos han analizado el impacto de la presencia humana, no por ello se puede deducir que estuvieran dirigidos a abrir la cavidad al público. 

Cultura se ha pronunciado así en un comunicado de prensa después de que ayer se hiciese pública una carta que el departamento de Prehistoria de la Universidad Complutense ha remitido a la UNESCO y en la que se que cuestionan las visitas experimentales de Altamira y el programa de investigación y conservación impulsado por el Ministerio. 

Ante ello, el Ministerio defiende que, tras la realización del programa de investigación y con el plan de conservación preventiva implantado, el conocimiento de este bien cultural “y las garantías para su conservación son mayores que nunca”. 

Además, sostiene que el programa de investigación “ha ampliado enormemente el conocimiento” sobre la cueva, que es Patrimonio de la Humanidad desde 1985 y que ha estado cerrada al público durante 12 años hasta que, en febrero de 2014, comenzaron las visitas experimentales, en las que un guía y cinco personas han entrado a la cavidad durante 37 minutos un día a la semana, y que están enmarcadas dentro de los estudios que se están realizado. 

Unos estudios que, destaca, en lugar de centrarse en uno o dos aspectos, como en otros anteriores, han contemplado, además de la microbiología, los aspectos medioambientales, el soporte pétreo, el estado de los pigmentos, el impacto de la presencia humana y el valor social y económico de este bien cultural. Además, ensalza que se “ha interrelacionado los datos obtenidos en cada una de estas áreas, obteniendo un conocimiento mucho más amplio y profundo que el que se tenía anteriormente”. 

El Ministerio indica que el próximo jueves, 26 de marzo, se celebrará el Patronato del Museo de Altamira, en el que se dará cuenta de los últimos datos recogidos y aclara que los resultados del programa de investigación como del plan de conservación preventiva se han ido haciendo públicos de manera periódica y están accesibles a través de Internet. 

El informe de la investigación desarrollada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) está publicado en la web del Ministerio, y está disponible para todos los usuarios en la biblioteca del Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE). 

Cultura subraya que informará a la UNESCO de las últimas conclusiones del plan de conservación preventiva y de “todo lo que ha acontecido y se ha publicado” desde su última reunión con este organismo, celebrada en noviembre de 2014. 

El Ministerio recuerda que en el programa de investigación para la conservación de Altamira participaron unos cincuenta especialistas procedentes distintas instituciones: el Instituto del Patrimonio Cultural de España, de la Subdirección General de Museos Estatales, del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de las Universidades de Cantabria, País Vasco, Complutense de Madrid, y Alcalá de Henares. 

La investigación estuvo dirigida por Gäel de Guichen, consejero del director del Centro Internacional de Estudios para la Conservación y la Restauración de los Bienes Culturales (ICCROM) dependiente de la UNESCO y experto en conservación preventiva de “prestigio internacional”. Además, ensalza que fue supervisada por un Comité Científico, compuesto por “especialistas de prestigio internacional” procedentes de España, Francia e Italia.