El Museo de Altamira acoge hasta el 30 de septiembre la exposición ‘Los 13 de El Sidrón’, una muestra en la que se pueden artefactos y restos óseos de neandertales de las excavaciones de la cueva de El Sidrón, situada en el concejo de Piloña (Asturias). La exposición se ha inaugurado este martes con la asistencia de José Adolfo Rodríguez Asensio, director deneral de Patrimonio Cultural del Gobierno del Principado de Asturias; Ignacio Alonso, director del Museo Arqueológico de Asturias; y José Antonio Lasheras, director del Museo de Altamira.   

Marco de la Rasilla, profesor de Prehistoria de la Universidad de Oviedo y comisario de la exposición, ha realizado una presentación de la muestra, que es una “cuidada síntesis” de las investigaciones realizadas desde 1994 en la cueva asturiana El Sidrón, que han permitido conocer aún más a nuestro pariente Neandertal.

El Sidrón es una de las cuevas europeas que cuenta con mayor cantidad de restos óseos de Homo Neanderthalensis. De su yacimiento arqueológico se han extraído más de 2000 huesos y cientos de herramientas de piedra.   

Junto a los restos de los 13 humanos neandertales de El Sidrón, se pueden contemplar restos de huesos de otros yacimientos clásicos europeos y sus herramientas de piedra, entre las que se incluyen bifaces y puntas levallois. Todo ello se vertebra en un discurso de interpretación de la secuencia arqueológica conservada y el conocimiento científico obtenido.   

También destacan las investigaciones dentro del Proyecto Genoma Neandertal. Este proyecto de genética ha revolucionado muchos de los paradigmas que se manejaban sobre la vida, la expansión y desaparición de los Neandertales en Europa y Asia.

El Sidrón es conocida a nivel internacional porque ha permitido conocer actividades de canibalismo entre neandertales. Estos hombres, mujeres y niños comieron la carne de sus parientes, quizás acuciados por la hambruna y la escasez de víveres.