El mástil meteorológico flotante ubicado en frente de la Virgen del Mar ha superado con éxito su periodo de pruebas tras cuatro años en el agua, y ha sido llevado a tierra para su revisión y adaptación para nuevos proyectos. Situado a 5 kilómetros de la costa y a 55 metros de profundidad, el mástil meteorológico de Idermar, empresa formada por Apia XXI, el Instituto de Hidráulica de Cantabria, la empresa pública Sodercan y el grupo inversor cántabro Oxital, es el primero flotante del mundo.

Según ha informado Idermar, el proyecto de investigación, financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad, tenía como objetivo testar la estabilidad del prototipo y la recepción y transmisión de datos meteoceanicos de viento, olas, temperatura, nivel del mar, etc.. necesarios para la puesta en marcha de parques eólicos marinos.   

El proyecto ha sido llevado a cabo con tecnología totalmente cántabra, del Instituto de Hidráulica de Cantabria y de las empresas Acorde y Apia XXI, y ha supuesto la consecución de tres patentes de investigación.   

Su desarrollo, desde sus primeras fases de cálculo numérico y prototipos a escala, hasta las pruebas en campo con el prototipo a escala real, su transporte, instalación y desinstalación, ha sido realizado íntegramente con proveedores de Cantabria y ha supuesto “la superación de un importante y novedoso reto tecnológico”, ha destacado la empresa.

El Ministerio, ha otorgado una subvención para instalar esta tecnología en un nuevo Campo de Ensayos lo que permitirá “una importante evolución y madurez tecnológica del mástil y abrirá un nuevo nicho de negocio en los múltiples campos de ensayos y demostración en aguas  profundas que se están poniendo en marcha en todo el mundo”.  

El proyecto del mástil meteorológico flotante de Idermar ha demostrado ser la opción “más rentable y idónea” para analizar los datos meteoceanicos necesarios para la puesta en marcha de los parques eólicos marinos en aguas profundas, más de 50 metros.

Según ha explicado la empresa, el mercado eólico en aguas profundas con aerogeneradores flotantes está adelantando sus previsiones de llegada a mercado por la apuesta japonesa por esta tecnología a raíz del accidente en la central nuclear de Fukushima.  

En Europa, Escocia va a poner en marcha un parque de demostración liderado por la empresa noruega Statoil. La fabricación de las torres que soporten las turbinas serán fabricados por las empresas españolas Navantia y Windar.