El 30 de noviembre, el alcalde descubrirá a las 12:00 horas la placa con el nuevo nombre de la calle, que arranca de la Plaza Porticada, un lugar en el que el músico cántabro dejó una huella imperecedera.

El acto continuará en la Plaza Porticada, donde el regidor municipal entregará una réplica de la placa con el nombre de la calle al nieto de Ataúlfo Argenta. Los alumnos del Conservatorio municipal de Santander y la Banda municipal de la ciudad ofrecerán un concierto en el que interpretarán piezas relevantes de la trayectoria del director como algunos fragmentos de las nueve sinfonías, en recuerdo de los tres conciertos que dirigió en la misma plaza hace 60 años o el pasodoble que compuso.