El Gobierno de Cantabria inició ayer lunes, 25 de mayo, y hasta el 27 de septiembre, los trabajos de limpieza en 25 playas rurales de once municipios de la región de cara a la temporada de verano. Según publica el pasado lunes el Boletín Oficial de Cantabria (BOC), estos trabajos los realizará la empresa pública MARE con un presupuesto de 188.865 euros.

En concreto, el BOC recoge el convenio por el que la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Urbanismo encomienda a la empresa pública MARE (Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía de Cantabria) estas tareas, en las que trabajarán de 21 operarios repartidos en cinco cuadrillas.

El acuerdo beneficia a 25 arenales de 11 municipios de la región (Val de San Vicente, San Vicente de la Barquera, Valdáliga, Santillana del Mar, Suances, Piélagos, Santa Cruz de Bezana, Ribamontán al Mar, Bareyo, Noja y Liendo), que suman entre ellos más de 21 kilómetros de playas.

Los trabajos contemplan la retirada manual de residuos asimilables a los domésticos o los depositados en la línea de la marea por la acción de la mar, la gestión de las papeleras y los 13 contenedores (cuatro de 8 metros cúbicos, cinco de 15 y cuatro de 38 m3) repartidos por estas playas, así como la conservación de los medios actuales disponibles en estos entornos. Paralelamente, se realizará una limpieza mecánica con seis tractores para el cribado.

Existen dos periodos de limpieza entre la primavera y el verano. El primero, que se realizó durante la Semana Santa retiró 402.340 kilos de residuos, y el segundo, que se realiza durante la temporada alta y que comienza el día 25 de mayo y concluye el 27 de septiembre. La frecuencia de las labores dependerá de la extensión del arenal y del tipo de conservación que se aplique.