El Capricho de Gaudí en Comillas (1883-1885) es la primera casa del arquitecto catalán en cumplir 130 años de antigüedad, efemérides que cumple este mes de junio.   

De hecho, este original palacete es la primera obra de relevancia del ilustre arquitecto Antoni Gaudí i Cornet (1852-1926) y uno de sus tres únicos trabajos fuera de Cataluña. En este edificio, el arquitecto, del que mañana se celebra el 163 aniversario de su nacimiento, ensayó muchas de las técnicas que más tarde utilizó en sus edificios más conocidos de Barcelona.   

El Capricho, conocido originalmente como Villa Quijano, se terminó de construir en junio de 1885, convirtiéndose en la guinda del proceso renovador de Comillas a finales del siglo XIX, pero el edifico quedó sin terminar y al ser heredado más tarde, sufrió los vaivenes de familias que no comprendían que esta era una delicada casa de soltero y se convirtió en un retiro vacacional de familias pudientes de mediados del siglo pasado.

El edificio quedó abandonado desde los años 70 hasta casi los 90 y en un lamentable estado. Del olvido lo rescató un arriesgado proyecto de hostelería y hoy el Capricho de Gaudí se conserva gracias al trabajo de una institución privada que lleva el mismo nombre y que ha hecho del edificio un espacio dedicado a la vida y la obra del insigne arquitecto.

Modelo de turismo cultural que asegura el correcto mantenimiento de un edificio sin ninguna aportación o ayuda pública. Todo el trabajo, desde la conservación y el mantenimiento, hasta la divulgación o la investigación se lleva a cabo gracias a la aportación que realizan los visitantes con su entrada.

Por eso este 130 aniversario está dedicado a las cerca de 500.000 personas que han visitado el recinto monumental desde que comenzase esta andadura un 24 de julio de 2010.

Durante todo el mes de junio las personas que se acerquen a conocer El Capricho de Gaudí en Comillas podrán disfrutar de un programa de actividades que incluye visitas guiadas, recorridos temáticos, concursos, talleres y actividades infantiles, exposiciones, etcétera.

Abierto todos los días, de 10.30 a 20.00 horas, este aniversario es una oportunidad perfecta para poder conocer, comprender y disfrutar una obra de arte única en Cantabria.