Se trata de seis nuevos espacios ubicados en Nueva Montaña, el encinar de Ciriego, Ojaiz, el Parque de la Teja, Cabo Mayor y Reina Victoria, que sumarán al que ya existe en el Parque del Doctor Morales, que forman parte de la primera fase del Plan municipal para la implantación de estas nuevas en Santander.

Este plan, tiene como objetivo dotar a los espacios verdes de un nuevo uso, dando así respuesta a las peticiones realizadas por los propietarios de perros, así como por las asociaciones y protectoras de animales, tratando de compatibilizar este nuevo uso con los habituales de los parques y zonas verdes.

Se trata de un plan transversal en el que trabajan las concejalías de Medio Ambiente, de Protección Ciudadana y de Barrios, que ha contado en todo momento con el apoyo y respaldo de distintas asociaciones y protectoras de animales.

En cuanto a las nuevas zonas, han sido propuestas tanto por los propietarios de perros, como por las asociaciones y protectoras de animales y los propios trabajadores del servicio municipal de Parques y Jardines.

En todos los casos, apuntó, se trata de espacios distribuidos a lo largo y ancho de todo el municipio, que cumplen determinados requisitos.

En el caso de las zonas que están dentro de parques con áreas infantiles, como la existente en el Parque del Doctor Morales, se situarán alejadas de las zonas de juego y paseo infantiles y estarán delimitadas en todo su perímetro con una valla de madera, que no será opaca para permitir la visibilidad a través de ella.

En grandes parques o zonas verdes naturalizadas, se han elegido aquellas que no disponen de zonas estanciales o juego de niños diferencias, como en el caso del encinar de Ciriego o Cabo Mayor.

Se trata de espacios de titularidad municipal que irán dotados de papeleras, sanecanes con bolsas y cartelería, indicando las normas de uso de estos espacios.

Las zonas de esparcimiento canino en zonas verdes del municipio ya están permitidas en las actuales ordenanzas, como la relativa a la tenencia de perros y otros animales domésticos que en su artículo 13 prohíbe terminantemente dejar sueltos en espacios públicos toda clase de animales, excepto en aquellos lugares habilitados como áreas de esparcimiento caninas, que estarán debidamente señalizadas.

Estos nuevos espacios se irán implantando de forma progresiva, a lo largo del último trimestre del año.