Cerca de un millar de personas visitaron esta pasada Semana Santa el Molino de las Aves de Noja, que permaneció abierto para ofrecer a turistas la oportunidad de descubrir y disfrutar la naturaleza de la villa.

Se trata de una cifra “positiva”, según el Ayuntamiento, que resalta que “cada año que pasa” aumenta el número de visitantes que se acercan a este centro dedicado al ecoturismo y la conservación de los humedales y la biodiversidad.

El Molino de las Aves cuenta con diferentes y novedosos recursos, desde paneles expositivos donde aprender qué es un humedal, qué rutas realizar por Noja, el cambio climático o qué aves se pueden encontrar en la marisma. Pero también dispone de un aula de formación, un espacio infantil y un sistema de cámaras para poder observar a las aves.

Este espacio, rehabilitado por el Consistorio y diseñado por SEO/BirdLife, abrió sus puertas en junio del 2014 y desde entonces ha recibido la visita de más de 16.000 personas.

De esta manera, cumple con el objetivo para el que se creó: complementar la oferta turística estival de sol y playa con un producto diferenciado como es la naturaleza.