Cantabria mantendrá en 2016 las cinco estrellas en la Guía Michelín para España y Portugal, que ostentan los restaurantes El Serbal (Santander), Cenador de Amós (Villaverde de Pontones), El Nuevo Molino (Puente Arce), Solana (Ampuero) y Annua (San Vicente de la Barquera).   

Los chefs cántabros Andrés Ruiz, Jesús Sánchez, José Antonio González, Ignacio Solana y Óscar Calleja seguirán ostentando este reconocimiento en la Guía Michelín 2016, que se ha presentado este miércoles en el Hostal dos Reis Católicos de Santiago de Compostela.    Andrés Ruiz dirige desde el pasado año la cocina de El Serbal, el único restaurante de Santander (calle Andrés del Río) que luce en su haber una estrella Michelín y lo hace desde el año 2003.

Cenador de Amós está en el municipio cántabro de Villaverde de Pontones (plaza del Sol), en donde su chef y propietario Jesús Sánchez convierte cada día la cocina de este restaurante en un taller artesanal. Con una estrella desde 1995, el cocinero cántabro ha formado un equipo que elabora meticulosamente cada plato para proponer al comensal un viaje por formas creativas y sabores únicos.

El cocinero José Antonio González logró que El Nuevo Molino, en Puente Arce, recuperase en 2009 la estrella de la Guía Michelín ofreciendo a sus comensales una cocina de mercado imaginativa que, además, se degusta en un marco incomparable, una antigua casona-molino del siglo XVIII.   

Ampuero arropa al restaurante Solana que, con su chef Ignacio Solana al frente, consiguió una estrella Michelín en 2012 y que en la nueva edición de la famosa guía de restauración 2014, al igual que en 2013, mantiene gracias a su cocina, que es una fusión de lo tradicional y lo moderno.   

El mar Cantábrico son las vistas que ofrece el restaurante Annua, en San Vicente de la Barquera, en donde el chef Óscar Calleja promueve las ensoñaciones de sus comensales con una cocina moderna, creativa y llena de imaginación. Annua entró en el olimpo de la cocina de la Guía Michelín en 2012.