El sábado, 2 noviembre, en Escenario Santander.

El nombre de Y&T, o Yesterday & Today, forma parte con letras de oro en la historia del hard rock de los 80. Esta legendaria banda de San Francisco forma parte de la primera gran generación de bandas que deslumbraron a la escena americana e internacional junto a otras como Twisted Sister, WASP, Quiet Riot o Dokken. Mucha culpa de ello la tuvo Dave Meniketti, su genial cantante, guitarrista y compositor principal. Un auténtico líder de los pies a la cabeza. El resto de la banda la componían Joel Alves (guitarra), Phil Kennemore (bajo y voces) y Leonard Haze (batería).

Sin embargo, ellos son incluso anteriores a todas estas bandas. Hay que tener en cuenta que ellos vienen de publicar dos discos antes: “Yesterday & Today”, en 1976 y “Struck Down”, en 1978. Ambos firmados como Yesterday & Today. A partir de “Earthshaker”, su tercer redondo, se pasan a denominar simplemente como Y & T.

Cuando en 1981 editan “Earthshaker”, en la escena americana solo hay sitio para las bandas de AOR (Boston, Journey, Toto) y como mucho Van Halen. Sin embargo, Y&T tienen un sonido más cercano al NWOBHM (New Wave of British Heavy Metal) que en esos días tiene como más firmes exponentes a unos tales Iron Maiden, aún con Paul Di´Anno como cantante.

Y es en este disco donde dan un giro hacia un estilo que empezaba a asomar la cabeza con fuerza: el heavy metal. No son sin embargo Y&T un ejemplo de típica banda de ese estilo como lo puedan ser Judas Priest, pero si que se puede considerar que su sonido está muy cercano a todo este tinglado.

“Earthshaker” está plagado de riffs poderosos como el de la inicial “Hungry For Rock”. Toda una declaración de intenciones. El segundo corte, “Dirty Girl”, es un blues tocado con mala leche, donde Meniketti se explaya en un bonito ejercicio con la guitarra. “Shake it Loose”, mi tema favorito del álbum. Un tema de heavy rock en toda regla. Yo lo hubiera elegido como single sin duda… Le sigue el tema más bruto del disco: “Squeeze”. Este aún siguen haciendolo en sus directos, y lo canta el bajista Phil Kennemore. Esto si que es caña y de la buena. La muestra de que algo había cambiado para siempre en el seno de esta banda. Quinto tema del disco: “Rescue Me”, uno de los clásicos de la banda. Introducción con guitarra acústica. Preciosa melodía. Una de esas letras que te traen un montón de recuerdos.

Aquí llega el momento de darle la vuelta a la cara B del antiguo vinilo… Y suena la divertida “Young & Tough” (curiosa similitud con las siglas de la banda). “Hurricane”, el siguiente tema, que es otra descarga de incipiente heavy rock. Uno de los mejores temas del disco. Aunque no le quedan a la zaga “Let Me Go” y “Knock You Out”, para adentrarnos en otro de los temas más míticos de la banda: “I Believe In You”. Una poderosa balada cuajada de dramatismo y que nos eleva al clímax absoluto. El colofón perfecto para uno de esos discos que conviene revisar de cuando en cuando. El transcurso de los años no ha hecho sino refrendar la idea de que bandas como ellos solo salen de vez en cuando cada mucho tiempo.