Liberbank, fruto de la unión de Cajastur-Banco CCM, Caja Cantabria y Caja Extremadura, propondrá a sus accionistas una ampliación de capital de 500 millones de euros con la que espera amortizar anticipadamente las ayudas públicas y pagar dividendos.

La entidad recibió 124 millones de euros en marzo de 2013 en ayudas públicas en forma de “cocos” -bonos convertibles- suscritos por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que son los que espera amortizar anticipadamente.

Según informó la entidad en su momento en la Comisión Nacional del Mercado de Valores, la ampliación le permitirá “reforzar” su capacidad de financiación a pymes y abordar el pago de dividendo a sus accionistas, así como elevar su capital al nivel de otros bancos.

La ampliación tendrá un importe nominal de 270 millones de euros, mediante la emisión de 900 millones de nuevas acciones ordinarias de 0,30 euros de valor nominal cada una, y se espera que sea respaldada por los accionistas del banco.

La junta también servirá para respaldar las cuentas de 2013 y el informe anual de remuneraciones de consejeros.

En 2013, Liberbank logró un beneficio neto atribuido de 48 millones, frente a las fuertes pérdidas de 1.834 millones que sufrió el año anterior, después de provisionar todo su riesgo inmobiliario y contabilizar el impacto del traspaso de activos tóxicos a la Sareb o “banco malo”.