A partir de ayer domingo, y hasta el próximo 8 de julio, los Caminos del Norte se juegan en Bonn (Alemania) su inclusión en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco, coincidiendo con la celebración de la 39 sesión del Comité de Patrimonio Munidial.  

La candidatura de los Caminos del Norte, ampliación del sitio ‘Caminos de Santiago de Compostela’, ha sido promovida por los gobiernos autonómicos de Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco y La Rioja, con el apoyo del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.   

De este modo, pone en reconocimiento cuatro rutas singulares: el Camino de la Costa, el Camino Primitivo, el Lebaniego y el Vasco-Riojano y abarca la inclusión nominal de un total de 16 monumentos de máxima relevancia y valor cultural. En el caso de Galicia, se reconocen cuatro, la Muralla y la Catedral de Lugo, la Catedral de Mondoñedo y el Monasterio de Sobrado dos Monxes.

La inclusión en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco es el máximo reconocimiento internacional que puede recibir un bien, así como una oportunidad para que Galicia incremente su nomina de declaraciones. En la actualidad la Ciudad Vieja de Santiago, el Camino Francés, la Muralla de Lugo y la Torre de Hércules cuentan con esta distinción.