El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Ramón Ruiz, y el alcalde de Rionansa, Pedro Manuel González Olcoz, han llegado a un acuerdo para potenciar la Cueva de Chufín, yacimiento paleolítico declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2008. Para ello, se va a recuperar el antiguo acceso en barca por el embalse de Palombera.

El regidor municipal, que ha estado acompañado este miércoles en reunión con el consejero por el teniente alcalde, Manuel Fernández Lobato, y por el alcalde pedáneo Enrique Pérez, ha considerado que de esta forma la cueva “tendría un elemento diferenciador respecto a otras al que hay que añadir el elevado valor ambiental y paisajístico del paraje donde se asienta”.

La Cueva de Chufín está localizada en Riclones, en un paraje de gran belleza del río Nansa. Sus moradores prehistóricos dejaron en ella numerosos testimonios de arte rupestre, en forma de figuras de animales grabadas en la roca y al menos una figura antropomorfa. Su antigüedad oscila entre los 11.500 a.C. de los grabados interiores y los 16.000 a.C. en que se estima el origen de los grabados del vestíbulo.

El regidor municipal también ha pedido colaboración al Gobierno de Cantabria para que supervise el estado del Puente de la Herrería, en Celis, un Bien de Interés Cultural (BIC) datado en el siglo XVIII que presenta problemas de conservación y, probablemente, de estructura.

En este mismo ámbito cultural se ha valorado el reciente hallazgo de una torre en Cosío, restos medievales para los cuales el Ayuntamiento cuenta con un estudio arqueológico para delimitar su perímetro, limpiarlo y preservarlo, de cara a su posterior puesta en valor.

La colaboración Ayuntamiento de Rionansa con la Consejería de Educación también se ha puesto de manifiesto en la necesidad de dinamizar el colegio de Puentenansa con actividades extraescolares y de uso vecinal, habida cuenta del despoblamiento que sufre la zona.