Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH) ha alertado del aumento de la amenaza de la planta invasora onagraria (‘Ludwigia peploides’) en la marisma de Alday. Detectada por vez primera en noviembre de 2015 por personal de la FNYH, la planta de origen americano sigue colonizando el área lagunar, donde se propaga a gran velocidad.

Al ser una planta acuática perenne que enraíza bajo el agua, su propagación está reduciendo drásticamente la lámina de agua, lo que significa que está poniendo en serio peligro la estructura y el equilibrio del ecosistema que caracteriza la biodiversidad que alberga la Marisma, ha advertido la Fundación en un comunicado.

La asociación ha explicado que la presencia de la planta en el humedal cantábrico produce efectos negativos sobre la flora autóctona, desplazando especies con las que comparte hábitat y contribuyendo a modificar negativamente las condiciones fisicoquímicas del agua, lo que afecta de forma “significativa” a la biodiversidad.

Desde su descubrimiento, FNYH sigue trabajando para encontrar medidas eficaces y respetuosas con el medio ambiente que permitan erradicarla. Se han valorado y llevado a cabo diferentes actuaciones, pero todos los intentos, incluidos los aconsejados por el ‘Catálogo español de especies exóticas invasoras’, no han dado resultados satisfactorios.

Agudiza el problema el hecho de que la planta vive en un medio acuático, con lo que el acceso para su eliminación es muy complicado y se encuentra en lugares “inaccesibles” en algunos casos.