Noja celebró ayer 29 de junio, la festividad de San Pedro realizando un cumplido homenaje a la cultura e idiosincrasia de la región en lo que se ha denominado ‘Día de las Tradiciones de Cantabria’, que organiza el Ayuntamiento de Noja en colaboración con la Asociación para la Defensa de los Intereses de Cantabria (ADIC).

San Pedro, una de las fiestas más arraigadas para los nojeños y que marca, dada la fecha, el inicio del verano en la villa, es una festividad que antaño se celebraba en la Isla de San Pedruco, en Ris, pero que debido a la dificultad en el acceso actualmente se celebra en las inmediaciones de la Iglesia y la zona de la Plaza de la villa.

Precisamente por el arraigo y la tradicional vinculación de Noja con los bailes y música tradicionales de Trasmiera, donde siempre se han llevado a cabo bailes como el de picayos o el de palos aderezadas con la música del pito y el tambor, es la razón por la que este año el Ayuntamiento ha querido ampliar este sentido autóctono de la fiesta y dedicársela a las tradiciones de Cantabria en su sentido más amplio. 

Así el programa previsto comenzó con la apertura del mercado de artesanía tradicional cántabra, que recibió a vecinos y visitantes. Hubo danzas y música con el grupo de danzas Virgen de Palacios de Voto y se celebró una misa solemne en la Iglesia de San Pedro.

Tras el oficio, actuó la Banda de Gaitas Gedíu de los Corrales de Buelna, la propia banda corraliega, el grupo de dulzainas de El Astillero y de la Agrupación de Coros y Danzas de Santander.