Cientos de personas se concentraron el pasado viernes en el municipio de Los Corrales de Buelna (Cantabria) para disfrutar en vivo del inicio de la décimo quinta edición de la Fiesta de Interés Turístico Nacional de las Guerras Cántabras. y en total, unas 1.400 personas recrearán la conquista de Cantabria a manos del Imperio Romano y formarán las 13 legiones romanas y otras tantas tribus cántabras que se concentrarán en el Circo Máximo para el Izado de Enseñas y el Encendido del Fuego Sagrado.   

El viernes, en el Circo Máximo se realizó el Izado de Enseñas y el Encendido del Fuego Sagrado, actos que junto a la presentación de personajes y augurios de la pitonisa Selenia y la sacerdotisa Drusila abrieron una fiesta de recreación histórica preparada a lo largo de todo un año por los integrantes de Asociación de Guerras Cántabras (Aguecan).

Hasta el 6 de septiembre se celebrarán cerca de medio centenar de actos, entre el Circo Máximo, junto al Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna, y el campamento festero, instalado paralelo a la entrada sur de Los Corrales de Buelna por la A-67.   

Como uno de los momentos más significativos, destaca hoy domingo, día 30, los actos protagonizados por jóvenes festeros nacidos durante los 15 años de historia de la fiesta.   

Habrá Senado Romano, Consejo de Tribus e incluso Gran Desfile General Infantil por la Avenida Cantabria de todos los menores componentes de la asociación organizadora por la Avenida Cantabria de Los Corrales de Buelna hasta el Circo Máximo.   

Por la tarde, el propio César Augusto arengará a sus tropas para alcanzar la victoria definitiva, palabras que irán acompañadas por la Proclama de la mismísima Diosa Minerva.  

Antes de su marcha a Tarraco, Augusto, enfermo, cederá el mando de sus legiones a su legado, Cayo Antistio Vetus. En ese momento tomarán protagonismo los cántabros, con la Entrega del Fuego del Hogar o la Boda Cántabra, en el Circo Máximo, habilitado con gradas para más de 3.000 personas. y tras la boda, la rebelión de los esclavos cántabros y el regreso a sus tierras y la nueva guerra, que será la base del segundo fin de semana festivo. 

El último censo realizado por la Asociación Guerras Cántabras vuelve a marcar la importancia de una fiesta que cuenta con más de 500 niños y unos 900 adultos en sus filas