El biólogo molecular y Premio Mundial de Alimentación 2013, el belga Marc van Montagu, ha reivindicado este lunes en Santander que la agricultura de los organismos modificados genéticamente (OMGs) es una tecnología “inofensiva” porque “nadie puede demostrar un solo peligro de los OMGs para la salud o para el medio ambiente” quince años después de que se cultivara la primera planta transgénica en la Unión Europea (UE).

Durante la sesión inaugural del seminario ‘Agrobiotecnología y bioeconomía sostenibles’, que se celebra esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), también ha defendido que esta agricultura es “una solución de futuro para los retos a los que se enfrenta la producción de alimentos” para una población mundial “en constante crecimiento y con problemas gravísimos de desnutrición”.

Montagu, creador de la primera planta transgénica e investigador en biotecnología vegetal, ha incidido en que los genes que se introducen en las plantas “son los mismos que ya existen en la naturaleza” y que en ella hay partículas de ADN “que se transfieren entre organismos cada segundo”, por lo que ha pedido a quienes critican que los OMGs son perjudiciales “que lo demuestren con evidencias científicas”, según informa la UIMP en un comunicado.

“No vale con sembrar el miedo en la sociedad. Hay que justificar lo que se dice”, ha asegurado Montagu, que este jueves ha sido investido Doctor Honoris Causa por la UIMP. En este sentido, ha afirmado que las reticencias europeas a los transgénicos es una resistencia “puramente emocional” porque ” no hay ni un solo argumento contra esta tecnología”.

“Deberíamos avergonzarnos de no mejorar la situación del hambre en el mundo. Las ciencias pueden apoyar, mientras las gobiernos deciden con leyes y anteproyectos”, ha proclamado el biólogo al hablar sobre los adelantos científicos en materia alimentaria.