Cerca de 300 personas, entre caminantes y figurantes, han participado este fin de semana en la Ruta de Carlos V entre Laredo y Medina de Pomar, declarada de Interés Turístico de la Comunidad y reconocida con el distintivo de Itinerario Cultural Europeo.

La ruta, que cuenta con el apoyo de la Consejería de Innovación, Industria, Turismo y Comercio del Gobierno de Cantabria y de los Ayuntamientos de Laredo, Colindres, Limpias, Ampuero, Rasines, Ramales de la Victoria y Soba (Cantabria) y Medina de Pomar (Burgos), partió el sábado desde la villa pejina y llegó el domingo, día 15, a la localidad burgalesa de Medina de Pomar, donde se celebró el gran desfile y fiesta de época.

Un total de 163 participantes se inscribieron para realizar la popular ruta histórica que recrea parte del viaje que Carlos V realizó en el siglo XVI desde su desembarco en Laredo hasta su retiro en el Monasterio de Yuste (Extremadura).

A éstos, se han sumado alrededor de un centenar de figurantes que dan vida al emperador y su séquito, además de los técnicos -monitores, guías y equipo sanitario- que han ofrecido cobertura a las necesidades de organización e intendencia, coordinados por la empresa Scapha.

La marcha, que este año cumple su décimo octava edición, se ha celebrado en dos etapas. El sábado desde Laredo a Ramales de la Victoria, y el domingo 15, desde Ramales de la Victoria a Medina de Pomar, donde, como es tradicional, se ha recreado la entrega de las llaves de la ciudad de manos del Condestable de Castilla. En la primera etapa, con salida desde Laredo, los caminantes han pasado por Colindres, Limpias, Ampuero, Rasines y Ramales de la Victoria.

En cada municipio fueron recibidos y obsequiados con una atención gastronómica. Para el final de la jornada, el Ayuntamiento de Ramales de la Victoria preparó una bienvenida “muy festiva” para recibir al emperador y su séquito y la etapa del domingo contó en esta ocasión con una ruta senderista de ocho kilómetros y el resto del viaje fue en autobús.

La ruta del domingo recorrió un tramo muy popular en Las Merindades: Momediano-Ermita Virgen del Castro-Peresotas. La marcha concluyó con la gran fiesta del Emperador en Medina de Pomar, donde las autoridades locales dieron la bienvenida a Carlos V y se celebró el tradicional desfile acompañado de música y pasacalles, un mercado medieval y una comida de hermanamiento.

La Ruta Carlos V entre Laredo y Medina de Pomar forma parte de la Red de Cooperación de las Rutas Europeas del Emperador Carlos, integrada por más de cincuenta regiones, entre ellas Cantabria y sitios históricos de nueve países. El Consejo de Europa declaró en 2015 el conjunto de estos recorridos como Itinerario Cultural Europeo.