Cantabria ha declarado el 7 de julio como el ‘Día del Arte Rupestre’, fecha elegida para conmemorar la declaración como Patrimonio Mundial por la UNESCO del arte rupestre paleolítico de la Cornisa Cantábrica.

El Gobierno regional ha instaurado la celebración de carácter anual de este día en el último Consejo de Gobierno, celebrado el jueves, y del que ha informado este sábado el Ejecutivo en un comunicado.

Con esta fecha, se tratará de conmemorar “uno de los mayores logros” en materia de patrimonio arqueológico y cultural alcanzado por la Comunidad Autónoma como es el hecho de que el 7 de julio de 2008 el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO admitiese la candidatura presentada por España para incorporar a la Lista del Patrimonio Mundial el arte rupestre paleolítico de la Cornisa Cantabria, como extensión de la Cueva de Altamira, ya incorporada en la lista en 1985.

Con esa declaración de la UNESCO, se sumaron a Altamira 17 cuevas de Cantabria, Asturias y País Vasco. Desde ese momento, Cantabria cuenta con diez cuevas que son Patrimonio de la Humanidad: Altamira, Chufín, Hornos de la Peña, El Pendo, La Garma, Covalanas, y las cuatro ubicadas en el Monte Castillo, de Puente Viesgo (las cuevas de El Castillo, Las Chimeneas, Las Pasiegas y Las Monedas).