Banco Santander, presidido por Emilio Botín, y Telefónica, presidida por César Alierta, han firmado un acuerdo de colaboración con el Arzobispado de Zaragoza para la restauración de la Iglesia parroquial de la Inmaculada Concepción, situada en el barrio rural de La Cartuja Baja, perteneciente a la capital aragonesa.

Banco Santander y Telefónica firman esta colaboración enmarcada en la importante actividad de apoyo al arte y la cultura, que realizan tanto Banco Santander como Telefónica, dentro de sus respectivas estrategias de responsabilidad social corporativa.

En el acto de la firma han participado el arzobispo de Zaragoza, monseñor Manuel Ureña, el director general de Comunicación, Marketing Corporativo y Estudios de Banco Santander, Juan Manuel Cendoya, y el director de Asuntos Públicos de Presidencia de Telefónica S.A., Francisco de Bergia.

Esta Iglesia pertenece al recinto de La Cartuja de la Inmaculada Concepción, que fue la última cartuja construida en España y sigue el modelo tipológico fijado por esta orden monástica en el siglo XVI. Se trata de una cartuja fundada a mediados del siglo XVII.

La Iglesia parroquial de la Inmaculada Concepción constituye un importantísimo exponente del barroco aragonés y su interior está decorado con yeserías y pinturas murales barrocas atribuidas al taller de los hermanos Bayeu.

El pasado mes de febrero, Banco Santander, a través de su Fundación Banco Santander, llevó a cabo trabajos de restauración de cinco estandartes y guiones del ‘Desastre de Annual’ para el Museo Ejército, en los propios talleres del Museo.