A lo Arnold Schwarzenegger y Danny DeVito en “Los gemelos golpean dos veces”, Bertín Osborne y Paco Arévalo se unen en la obra “Mellizos”, cargada de humor y música, para hacer que el público pase un buen rato riendo y disfrutando de las historias que cantante y humorista van contando a lo largo de la misma.

La idea de dar vida a esta obra fue de Bertín y Paco se encargó de organizarlo todo para que el espectáculo saliera adelante. En ella se unen grandes dosis de entretenimiento y risas que tienen un hilo conductor: el parentesco entre los dos protagonistas.

Hay una evolución en cada uno de ellos a lo largo de la función en la que terminarán intercambiándose los papeles: Bertín comienza cantando sus más conocidas rancheras, acompañado por Franco Castellani al piano, para terminar como cómico, mientras que Paco Arévalo empieza contando sus graciosos chistes y nos sorprende, al final, cantando.

Ambos describen cómo ha sido su parto y el “evidente” parecido físico y genético que les une.

La improvisación a lo largo de toda la obra está asegurada y a esto ayuda, sobre todo, que los monólogos que en ella se cuentan no son inventados, sino que son autobiográficos, revelando pasajes desternillantes de la vida de Bertín y también de la actualidad televisiva.

En definitiva, dos horas de función para dar rienda suelta a la diversión con estos dos grandes artistas.