La vicepresidenta regional y consejera de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos, ha abogado aunar “todos los esfuerzos posibles” para frenar el cambio climático y ha destacado el papel fundamental de la meteorología para prevenir sus efectos.

Así se pronunció durante el acto de celebración en Cantabria del Día Meteorológico Mundial y que contó, además, con la asistencia de delegado del Gobierno en la Comunidad, Samuel Ruiz; el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología en Cantabria, José Luis Arteche, y la directora general de Universidades e Investigación, Marta Domingo.

Durante su intervención, de la que ha informado en un comunicado el Ejecutivo regional, Díaz Tezanos ha advertido de que el cambio climático a largo plazo “está aumentando” la intensidad y la frecuencia de los fenómenos meteorológicos y climáticos extremos, además de provocar un aumento del nivel del mar y la acidificación de los océanos.

Después de un 2017 “marcado” por las olas de calor y nuevos récords de temperaturas diarias, la responsable de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria ha avisado de que las previsiones probabilísticas aventuran un incremento, de seguir este ritmo, de entre 2 y 4 grados de temperatura media para finales de siglo, que en verano puede llegar a duplicarse sobre todo en las ciudades.

Para “poner freno” a este escenario futuro, ha hecho un llamamiento para conjugar “todos los esfuerzos posibles” para ser capaces de mitigar los efectos del cambio climático, “desde los esfuerzos globales y locales”.

En este sentido, ha resaltado la importancia de los servicios meteorológicos como una herramienta “imprescindible” para “prepararnos para el tiempo, el clima y la gestión responsable del agua”, en clara alusión al lema del Día Meteorológico Mundial de este año: ‘Listos para el tiempo, preparados para el clima”.

La vicepresidenta ha explicado que, precisamente, el tiempo, el clima y el agua son “el soporte fundamental” del desarrollo sostenible, al tiempo que resultan “esenciales” para el bienestar, la salud y la seguridad alimentaria de la población.

Por ello, el Gobierno de Cantabria está dedicando todos sus esfuerzos en poner en marcha medidas para contrarrestar los efectos del cambio climático. La vicepresidenta ha citado el plan de emergencia contra la sequía puesto en marcha el año pasado para minimizar los problemas ocasionados por la sequía durante los meses pasados diferentes puntos de la región.

Tras citar algunos de los efectos que provocarán en el suministro de energía y agua, la salud pública, el transporte o la calidad del aire los efectos del cambio climático, Díaz Tezanos ha defendido la extensión de una conciencia social en favor de un uso sostenible y eficiente, así como el desarrollo de unas políticas que encuentren “en la propia naturaleza” la solución a los desafíos que plantea el siglo XXI.