El Gobierno de Cantabria ha aprobado un decreto por el que se crean los premios ‘Beato de Liébana’ para reconocer a personas y entidades que fomenten la convivencia, la cooperación internacional, el desarrollo cultural y el pensamiento en defensa de los valores cívicos y humanitarios.

Estos galardones tendrán especial atención al ámbito europeo pero se podrán otorgan en los ámbitos autonómico, estatal o internacional. El Ejecutivo quiere contribuir a fomentar estos valores como y a la proyección exterior de Cantabria a través de uno de los personajes más ilustres de la comunidad, ‘Beato de Liébana‘, quien ejerció una enorme influencia en la Europa de Carlomagno (s. VIII).

Los consejeros de Presidencia y Justicia, Rafael de la Sierra, y de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Francisco Martín, han presentado estos premios, honoríficos, que no tendrán dotación económica, y que han tenido su “detonador” en el Año Jubilar Lebaniego.

Habrá dos modalidades, ‘Entendimiento y convivencia’ para premiar las actuaciones o trayectoria en el terreno del entendimiento e integración en el ámbito internacional; y de ‘Cohesión internacional’, en el caso de las personas o entidades que contribuyan al desarrollo de la cultura, pensamiento, investigación o conservación del patrimonio desde la perspectiva de la defensa y promoción de los valores cívicos y humanitarios.

Los premios serán convocados anualmente y cualquier persona física o jurídica podrá presentar candidaturas ante el Gobierno de Cantabria. Un jurado con representantes de cada consejería del Gobierno efectuará una propuesta motivada de concesión de los premios. Pero hay una segunda forma, que incluye la posibilidad de conceder de forma directa el premio a propuesta del presidente o cualquier consejero cuando ocurran circunstancias excepcionales de urgencia u oportunidad.

La entrega de los galardones se celebrará en días de especia solemnidad de la comunidad autónoma como el 1 de febrero, día del Estatuto de Autonomía; el día del Jubileo de Santo Toribio de Liébana y el 28 de julio, Día de las Instituciones de Cantabria.

Esta primera edición se convocará tras su publicación en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) dentro de una semana, aunque el premio no se entregará hasta el año próximo.

Martín ha explicado que Cantabria no tenía premios para distinguir a personas o entidades de trascendencia en algunos campos, como sí tienen otras comunidades, y que no solo “enriquecen” a la persona reconocida sino a quien se lo reconoce. “Así como Asturias tiene sus ‘Princesa de Asturias’ a Cantabria nos faltaba”.

Sin embargo, en este caso no tendrán dotación económica porque se trata de un “reconocimiento social” de “todos los cántabros”, lo que a juicio del consejero ya es “suficientemente grande y valioso”.