Las comunidades autónomas de la Cordillera Cantábrica (Cantabria, Asturias, Castilla y León y Galicia) han contabilizado un censo de 40 osas con 67 crías durante el año 2016, según los datos expuestos conjuntamente en rueda de prensa por los respectivos directores generales de las tres primeras regiones citadas, tras la reunión que han celebrado este jueves en Valladolid.

El director general del Medio Natural de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación del Gobierno cántabro, Antonio Lucio, se ha reunido con su homólogo de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, José Ángel Arranz, y con el director general de Recursos Naturales del Principado de Asturias, Manuel Calvo, para presentar la situación de la población del oso pardo y el censo de hembras con cría durante el pasado ejercicio.

Los resultados concluyentes de los tres últimos censos muestran una “consolidación e incremento” en la subpoblación occidental, con 34 osas y 57 oseznos, y una recuperación “sólida” en la zona oriental con seis osas y diez oseznos. Cada año, las comunidades integrantes de la Cordillera Cantábrica elaboran un censo conjunto para registrar la población de osas con crías existentes.

Durante el pasado 2016, se han contabilizado un total de 40 osas con 67 oseznos, de los cuales 34 hembras y 57 crías se localizan en la subpoblación occidental, y 6 adultas con 10 oseznos en la parte oriental.

De estas cifras globales, 29 osas con 50 crías se encuentran en la subpoblación occidental de Asturias, y 5 osas y 7 oseznos, en Castilla y León. Y en la zona oriental, están censadas 4 osas y 7 crías en Castilla y León, y dos osas con tres oseznos en la Comunidad de Cantabria.

Los resultados obtenidos en la elaboración de este último censo, junto con los dos anteriores, muestran una “consolidación y un incremento” en la subpoblación occidental, así como una “recuperación” de manera “sólida” en la zona oriental, de la misma manera que comenzó hace diez años la parte occidental.

Ésta es una “esperanzadora noticia”, especialmente al haberse comprobado estos años el intercambio genético entre las dos subpoblaciones. Asimismo, no se han podido diferenciar ocho posibles grupos familiares, cinco en la zona occidental y tres en la oriental.