Unos cuarenta voluntarios han participado este sábado en el taller para la elaboración de cajas-nido para las aves de Torrelavega, destinadas a aumentar la biodiversidad, y que han organizado SEO/BirdLife y el Ayuntamiento en el marco del programa de voluntariado ambiental PROVOCA del Gobierno de Cantabria.

El concejal de Medio Ambiente, José Luis Urraca, ha participado en la actividad, que tiene como destino la colocación de cajas nido en el Parque Manuel Barquín, y otros espacios verdes urbanos de la ciudad.

Unos cuarenta voluntarios, entre ellos muchos niños, han participado en el taller de construcción de cajas nido para aves que la Concejalía de Medio Ambiente y SEO han puesto en marcha para dar a conocer a los vecinos de Torrelavega la biodiversidad urbana e implicarles en su conservación.

Se trata, ha explicado Urraca, del primer taller en el que los participantes han fabricado unas 50 cajas-nido para distintas especies de aves presentes en zonas verdes de la ciudad.

Si bien este es el primer taller, habrá un segundo taller de construcción de cajas nido para autillos, un tipo de búho pequeño, y un tercer taller para la construcción de cajas nido-refugio para murciélagos.

El edil ha señalado que la actividad se enmarca dentro del programa PROVOCA de la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria. El taller ha tenido una primera parte teórica en la que se ha justificado la necesidad de conservar la biodiversidad en las ciudades, se ha abordado el origen de las cajas-nido, sus diferentes utilidades o la gran diversidad de modelos existentes.

Tras la charla, se ha dado paso a la parte práctica en la que los voluntarios han fabricado las cajas-nido, aportándoles el material necesario y unas instrucciones de montaje.

Por su parte, Nacho Fernández, biólogo y técnico de SEO/BirdLife en Cantabria, ha explicado que se trata de una jornada de “voluntariado ambiental” del programa PROVOCA organizado por la Asociación Española de Ornitología.

“Se trata de una actuación de conservación de la naturaleza urbana, que consiste en un taller de bricolaje para la construcción de cajas-nido para esas aves insectívoras que pueden vivir en nuestros parques y jardines, pero que, a veces, ha lamentado, tienen dificultades para encontrar un hueco o un agujero en el que poder nidificar”, ha indicado.