Se trata de un edificio construido en el año 1923, que se encuentra desocupado.
Según los informes técnicos, el inmueble presenta una notable falta de conservación fruto de un abandono prolongado, con importantes patologías en fachadas, cubierta e instalaciones.
“El Ayuntamiento de Santander sigue velando por la conservación y el mantenimiento en buen estado de los edificios de la ciudad, con ayudas y acciones que van encaminadas a favorecer la reparación de los mismos y, paralelamente, eliminar los riesgos de aquellos inmuebles en estado ruinoso”, ha subrayado Díaz.

FG_AUTHORS: Ayuntamiento de Santander – Noticia

Leer noticia completa: http://goo.gl/4GTAuq