La Fundación Botín ha inaugurado la exposición ‘Julie Mehretu. Una historia universal de todo y nada’. La muestra estará abierta hasta el 25 de febrero de 2018 en el Centro Botín, y reúne una selección de cerca de 30 pinturas y 60 dibujos destacados de la trayectoria de la artista.

La organización que promueve el arte en Santander propone un recorrido por la obra de la artista desde sus primeros dibujos de grafito y cuadros de tinta y acrílico, hasta sus lienzos en gran formato con estructuras más complejas y superficies muy trabajadas, con atención también a sus últimas piezas, de carácter más dramático.

Según se ha diseñado para esta exposición de arte en Cantabria, las pinturas de la artista podrán visitarse en la Sala 2, mientras que sus dibujos (de menor tamaño) se expondrán en la Sala 1 del Centro Botín.

Julie Mehretu nació en Etiopía en 1970, y se dio a conocer a finales de los noventa en la escena artística neoyorquina con un lenguaje artístico muy personal. Según la fundación en Santander, con técnicas como el dibujo, la tinta y el acrílico, la artista combina líneas geométricas, dibujos arquitectónicos y proyecciones urbanas con capas de color y otros elementos más personales, pinceladas y gestos casi caligráficos.

La Fundación Botín, presidida por Javier Botín destaca que las piezas de la artista sugieren a veces la multitud, la agitación contemporánea, la energía de un mundo en constante movimiento, evocando acontecimientos actuales o históricos, ciudades o civilizaciones que desaparecen, dinámicas geopolíticas, momentos de fragilidad y cambio. En palabras de la artista, ‘mapas de historias sin localización’.

Julie Mehretu, una reflexión del presente

Benjamin Weil, director artístico del Centro Botín, resaltó el compromiso social de Julie Mehretu en su obra, su voluntad de abarcar el tiempo y la historia, así como su reflexión sobre el orden social, los símbolos de poder y el pensamiento político.

“La selección de pinturas que integra ‘Julie Mehretu. Una historia universal de todo y nada’ resulta especialmente significativa por ser representativa del periodo posterior al 11-S, un periodo en el que la guerra y su espectáculo se han vuelto un suceso cotidiano y en el que la violencia, el racismo y los crímenes contra la humanidad apenas provocan un débil sonido de alerta en el radar de la actualidad”, aseguró Weil.

Y añadió que “en su seguimiento de la evolución de la obra de Mehretu a lo largo de este tiempo, esta exposición pone asimismo en primer plano una reflexión activa y continuada sobre la pintura como un medio que nos habla desde el presente”.

Cabe recordar que la relación de Julie Mehretu y la organización ha sido estrecha, gracias al Programa de Artes Plásticas de la Fundación Botín. En 2015, la artista dirigió uno de los Talleres de Artes Plásticas de Villa Iris. En aquella ocasión, y bajo el título ‘Perdiendo el Norte‘, convivió y trabajó durante dos semanas con 15 artistas internacionales seleccionados expresamente por ella para vivir esta experiencia única.