Compartir con el mundo una visita excepcional a la cueva de Altamira junto al hombre que mejor la conocía, ha sido la razón de ser de este documental. El guardián de la cueva pudo filmar en este espacio único, casi 30 años después de que entrara la última cámara, con un guía extraordinario: José Antonio Lasheras, director del Museo de Altamira durante 25 años y la persona que mejor conocía sus secretos. Él era su cuidador y su guardián. En esas visitas filmadas, Lasheras desgrana los misterios del lugar, habla de su descubrimiento, nos guía por sus túneles y sus salas y nos explica y enseña cada una de las pinturas, obras de arte del Paleolítico que decoran sus paredes y techos. En 2016, mientras se culminaba el rodaje, José Antonio falleció en un accidente, lo que convierte esta cinta en una película homenaje, ya no solo a la cueva sino también al “guardián”.

El documental El guardián de la cueva, con guion y dirección de José Luis López Linares y producción de Lucrecia Botín y Álvaro Longoria, de Morena Films, abrirá la Semana Internacional de Cine de Santander el próximo 16 de junio en su estreno mundial. Será a las 20:30 horas en el Palacio de Festivales, con acceso gratuito hasta completar aforo. Y tras la proyección, el director, junto a Longoria, Pilar Fatás (Directora de Altamira) y otros invitados al estreno, hablarán ante el público asistente sobre la figura de Lasheras y la realización de este largometraje.

“Todavía recuerdo como si fuera ayer la llamada de José Antonio Lasheras: ‘José Luis, si te vienes el próximo miércoles entras en la cueva’”, recuerda López Linares, uno de los nombres más destacados del género documental en nuestro país. “Llevábamos muchos meses esperando la autorización para entrar en la cueva de Altamira”.

Como es natural, el rodaje se produjo en condiciones muy especiales, ya que desde los años 80 no se permitía la entrada de cámaras en la cueva, que además permaneció completamente cerrada al público desde 2002 hasta 2014, año en el que empezaron a permitirse visitas muy limitadas. El equipo trabajó con batas, guantes y mascarillas, entrando a la cueva acompañados de dos guías que supervisaron el tiempo limitado que podían estar dentro cada día: 360 minutos. Además, el rodaje utilizó un equipo especial de cámaras de alta resolución gobernadas por control remoto y luces frías y de alta reproducción cromática para no producir alteraciones en las condiciones naturales de la cueva.

Lasheras decidió que la primera visita fuese sin cámaras. Así lo recuerda López Linares: “La primera sorpresa fue su tamaño, porque sólo sabía del espacio conocido como ‘techo de los polícromos’. Pero la cueva es en realidad mucho mayor, con espacios de grandes dimensiones, y llena de pequeños y maravillosos hallazgos que José Antonio conocía como nadie, por haberlos vivido de cerca desde hacía veinticinco años. Cuando volvimos con las cámaras, José Antonio repitió la visita durante dos días para que pudiéramos grabar algunos fragmentos de la película documental ‘Altamira, el origen del arte’. Sin embargo, al ver el material, Lucrecia Botín, Álvaro Longoria y yo pensamos que la experiencia de una visita privada a la cueva de Altamira, de la mano del hombre que mejor la ha conocido, tenía valor en sí misma y, sobre todo, merecía ser compartida. Esa es la razón de ser de El guardián de la cueva, que esperamos muchas personas puedan disfrutar con ella”.

José Luis López Linares trabajó durante más de 20 años como director de fotografía de alguno de los mejores realizadores españoles (Saura, Trueba, Chávarri, Martínez Lázaro, Martín Patino o Erice, entre otros muchos) antes de ponerse al frente de su propia productora, López-Li Films, para dirigir documentales. Asaltar los cielos, A propósito de Buñuel, Extranjeros de sí mismos, Un instante en la vida ajena o El pollo, el pez y el cangrejo real, han sido sólo alguno de sus trabajos más destacados. Con ellos, López Linares se reveló como un genial realizador y consiguió aficionar al público español a un género que, hasta su llegada, había tenido un éxito más que discreto entre los espectadores.

Morena Films se fundó en 1999 con el objetivo de producir contenidos innovadores, de calidad, y con una clara ambición comercial en los mercados internacionales. Desde entonces, ha producido más de 40 obras entre largometrajes de ficción, documentales, animación y series de TV, con directores como Oliver Stone, Icíar Bollaín, Steven Soderbergh, Carlos Saura, Julio Medem, Pablo Trapero, Javier Fesser o Daniel Calparsoro, entre otros. Entre sus películas más premiadas y destacadas, dentro y fuera de nuestras fronteras, podemos mencionar También la Lluvia (Icíar Bollaín), Celda 211 (Daniel Monzón); Hijos de las nubes (Álvaro Longoria), Che, El Argentino y Che, Guerrilla (Steven Soderbergh), El olivo (Icíar Bollaín), o la más reciente Campeones (Javier Fesser).

La Semana Internacional de Cine de Santander está organizada por Morena Films y el Centro Botín. Patrocinan el Gobierno de Cantabria y el Ayuntamiento de Santander. Con la colaboración del Festival Internacional de Cine de Guadalajara (México) y la Filmoteca de Cantabria.