El Índice de Precios de Consumo (IPC) aumentó un 1,2% en Cantabria durante el pasado abril respecto al mismo mes de 2017, y siete décimas respecto a marzo del presente año, según cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE).

En Cantabria, en relación con abril del año pasado, subieron los precios de todos los sectores salvo el ocio y la cultura, que cayó un -1,8%, consecuencia, en su mayor parte, de la bajada de los precios de los paquetes turísticos, frente a la subida registrada en 2017; la medicina (-0,2%) y la enseñanza, con un -0,1%.

De este modo, en términos interanuales, se incrementaron los precios de las comunicaciones (3,4%) debido en su mayoría a la subida de los precios de los servicios de telefonía y fax, superior este año a la reflejada en 2017; transporte (2,8%) porque los precios de los carburantes y lubricantes suben más este mes que en abril del pasado año; hoteles, cafés y restaurantes (2,3%); bebidas alcohólicas y tabaco (2,1%); y alimentos y bebidas no alcohólicas (1,7%) por la evolución el aumento de los precios del pescado y marisco, mayor que el de abril del año anterior.

Además, aumentaron por debajo de un punto los precios del vestido y calzado (0,8%) la vivienda (0,3%), y el menaje (0,1%), además del sector otros (0,6%).

Por su parte, los precios subieron siete décimas respecto a marzo en Cantabria el pasado mes de abril, cuando solo descendieron los del ocio y cultura (-1%), fundamentalmente por la bajada de los precios de los paquetes turísticos, habitual tras la Semana Santa; alimentos y bebidas no alcohólicas (-0,3%); y vivienda y otros, ambos sectores un -0,2%. Los de la medicina permanecieron estancados.

Sin embargo, en abril se dispararon mensualmente los precios del vestido y calzado (7,5%), que recoge el comportamiento de la nueva temporada de primavera-verano, seguidos por los del transporte (1,5%), por el aumento de los precios de los carburantes y lubricantes, y las comunicaciones (1,3%), debido principalmente a la subida de los precios de los servicios de telefonía y fax.

También se incrementaron aunque en menor medida los precios del menaje (0,5%); hoteles, cafés y restaurantes (0,3%), a consecuencia de la subida de los precios de los servicios de alojamiento y, en menor medida, de la restauración; los alimentos y bebidas no alcohólicas (0,2%) por las subidas de los precios del pescado fresco y las legumbres y hortalizas pese al descenso de las frutas; y la enseñanza (0,1%).

De este modo, en lo que va de año, los precios han retrocedido un -0,5% en Cantabria lastrados por la caída del -7,7% en el vestido y calzado. La subida más potente en el acumulado corresponde a las comunicaciones con un 3,5%.

En España, el IPC aumentó un 0,8% en abril en relación al mes anterior, pero recortó su tasa interanual una décima, hasta el 1,1%, según los datos definitivos que coinciden con los avanzados a finales del mes pasado.

Estadística señala que en el descenso de la tasa interanual del IPC de abril ha influido principalmente el abaratamiento del gas y de los paquetes turísticos y los servicios de alojamiento, frente al aumento que experimentaron en igual mes de 2017.

Hay que tener en cuenta que la Semana Santa, que suele impulsar el precio de los servicios turísticos, se celebró en 2017 en abril y este año en marzo.

La tasa interanual de abril es la vigésima tasa positiva que encadena el IPC interanual e implica que los precios son hoy un 1,1% superiores a los de hace un año.

Tras haber registrado en enero una tasa interanual del 0,6%, la más baja en 16 meses, el IPC interanual volvió en febrero a superar el 1%, tendencia que se ha mantenido en marzo y abril.

La inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, bajó cuatro décimas en abril, hasta el 0,8%, con lo que se sitúa tres décimas por debajo del IPC general.

Por último, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) creció en tasa anual un 1,1%, lo que supone dos décimas menos respecto al dato de marzo.