El musical ‘Dirty Dancing‘, que recrea fielmente la película que en 1987 protagonizaron Patrick Swayze y Jennifer Grey, llega al Palacio de Festivales de Cantabria con más de la mitad del aforo de sus seis funciones (del 15 al 18 de marzo) vendido.

Un éxito que continúa puesto que desde su estreno en diciembre de 2016 ya han disfrutado de los números musicales de Johnny y Baby más de 400.000 espectadores de una veintena de ciudades españolas.

El espectáculo, que no es un musical al uso puesto que los actores no cantan, solo interpretan y bailan, se presentó en Santander en rueda de prensa, en la que participaron los dos protagonistas que actuarán en el Palacio de Festivales, Laura Enrech y Pablo Ceresuela, así como la coordinadora de la productora Letsgo, Itxaso Barrios, y la directora general de Cultura de Cantabria, Evangelina Ranea.

La productora ha destacado que es “todo un lujo” la acogida del musical en Cantabria –plaza donde también han presentado con éxito otros espectáculos, como ‘The hole’–, con más del 50% del aforo vendido. Se ofrecerá una representación el día 15, dos los días 16 y 17, y una el 18 de marzo.

En este sentido, ha reconocido que aunque la compañía había puesto “muchas expectativas” en ‘Dirty Dancing’, no imaginó “el caramelo” que ha resultado ser esta versión “absolutamente fiel” a la película. Incluso ofrece escenas inéditas de la cinta original que no aparecieron en el montaje final, con lo que hay “elementos nuevos”.

Esta adaptación “tan fiel” conlleva un gran esfuerzo de producción –hay 64 personas trabajando en cada función de las que 24 son actores– y la realización de “auténticas virguerías técnicas” porque “la escena se mueve delante del espectador”. “Es un esfuerzo físico muy grande”, ha apostillado.