El paro registrado en Cantabria aumentó un 2,19% en el pasado mes de febrero respecto a enero, lo que supone que 899 personas perdieron su trabajo el mes pasado.

Se trata del mayor incremento por comunidades –como también sucedió en enero, cuando creció un 6,6%– y frente a un descenso medio del -0,18%.

Sin embargo, hubo 3.668 parados menos en Cantabria, un -8,04%, en relación con febrero de 2017, en este caso por encima del descenso medio nacional (-7,48%).

De este modo, Cantabria cuenta con 41.961 desempleados en el segundo mes del año, ha informado este viernes el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

En España, el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) bajó en febrero en 6.280 desempleados respecto al mes anterior (-0,18%), impulsado principalmente por el sector servicios.

El volumen total de parados alcanzó a finales de febrero la cifra de 3.470.248 desempleados, su nivel más bajo de los últimos nueve años, según ha destacado Empleo.

En Cantabria, en febrero, el paro aumentó en todos los sectores excepto en la construcción, donde retrocedió muy levemente, en siete personas. El sector servicios, con 798 personas, concentró la práctica totalidad de desempleados, seguido del colectivo sin empleo anterior (70), la industria (36) y la agricultura (2).

Así, el sector servicios sigue aglutinando a más de siete de cada diez demandantes de empleo en la región al sumar esta actividad económica 31.234 desempleados, seguido de la construcción (con 3.671 parados), el colectivo sin empleo anterior (3.186), la industria (3.137) y la agricultura (733).

Más de la mitad de las personas apuntadas al paro en Cantabria en el segundo mes del año eran mujeres, 22.904, frente a 19.067 hombres, y el grueso del total tenían más de 25 años (39.042 respecto a 2.919 menores de dicha edad). Entre el primer grupo, los mayores de 25 años, eran más numerosas las mujeres (21.541 frente a 17.501 hombres), mientras que en el segundo (los menores de 25) eran mayoría los hombres (1.556 respecto a 1.363).

Del total de parados apuntados a las oficinas del antiguo Inem en febrero en Cantabria 4.049 eran extranjeros, lo que supone 80 más que en enero, un repunte del 2,02%, el tercero más importante por comunidades y superior al medio del 0,42%.

En comparación con igual mes de 2017, el desempleo entre este colectivo se recortó en 89 personas, un -2,15%, dos puntos menos que en el conjunto del país (-4,15%).

La mayor parte de los extranjeros que buscaban trabajo en Cantabria son de países extracomunitarios, 2.827 frente a 1.232 que proceden de estados europeos.

Y el grueso de todos ellos quiere encontrar empleo en el sector servicios (2.685), seguido de la construcción (389), la agricultura (155) y la industria (154). Además, 666 de los inmigrantes parados en la región no han tenido trabajo con anterioridad.

Además, el repunte del paro en febrero en Cantabria se acompañó del descenso de la contratación, ya que durante el mes pasado se rubricaron en la región 15.290 contratos, lo que supone 2.044 menos que en enero y se traduce en un retroceso del -11,79%, en línea con la media (-11,63%).

Sin embargo, la contratación subió un 4,5% en Cantabria en términos interanuales, con 661 contratos más, por debajo del conjunto del país (6,4%).

De los 15.290 contratos rubricados en febrero, el 9,2% fueron indefinidos (1.406) mientras que el resto, 13.884 (90,8%), tenían carácter temporal.

Con todo, Cantabria fue la tercera comunidad donde más cayó la contratación indefinida en términos mensuales con un -10,67% (frente al aumento del 0,7% en España), aunque interanualmente creció un 9,2%, aunque también por debajo de la media (15,37%).

Respecto a enero, la cifra de contratos temporales bajó un 11,9%, frente al descenso del 12,9% en el conjunto de España. En tasa interanual, la contratación aumentó un 4,06%, en contraste con el avance del 5,4% a nivel nacional.