Un total de 5.568 personas y 33 colectivos han participado en los ocho primeros meses del año en las 218 actividades desarrolladas dentro del Plan PROVOCA del Gobierno de Cantabria, que, según la vicepresidenta regional y consejera de Medio Ambiente, Eva Díaz Tezanos es “actualmente el programa de voluntariado más participativo que se conoce en España”.

Díaz Tezanos ha avanzado este domingo estos datos en el marco de su participación en una plantación de tejos integrada en este programa que se ha llevado a cabo en Campoo de Yuso con la participación de medio centenar de personas.

La vicepresidenta ha remarcado que los datos actuales en cuanto a voluntarios, que superaron los 9.000 el pasado año 2016, se sitúan en torno a las “posibilidades máximas” de capacidad de movilización de personas con el programa, que cada fin de semana convoca entre dos y cinco actividades aparte de las dirigidas a centros educativos, que se realizan en días laborales. A su juicio, esto supone un “nivel elevadísimo” para una comunidad con la población de Cantabria.

Además, ha avanzado que el encuentro con todas las organizaciones participantes en el PROVOCA para conceder las previsiones de actividades para 2018 está previsto para el mes de noviembre.

Durante su participación en la II planta de tejos de Cantabria celebrada en un bosque cercano a las aldeas de Orzales y Quintana, Díaz Tezanos ha destacado la importancia de la concienciación ciudadana para mejorar el patrimonio natural.

La socialista ha considerado que es necesario difundir “una conciencia forestal sostenible” y ha elogiado la labor de los voluntarios de PROVOCA que con su participación están dando, a su juicio, un “magnífico ejemplo” a toda la región por la labor que desarrollan.

En la actividad de hoy se encontraban el director del Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA), Jesús García; director general de Medio Natural, Antonio Lucio; más concejales y vecinos del ayuntamiento de Campoo de Yuso, así como responsables del Plan Provoca, entre otros.

La actividad ha consistido en una visita guiada al Molino de Orzales, con demostración de molienda, plantación de 100 tejos con la explicación de la importancia de estos ejemplares autóctonos, además de la construcción de una charca para ranas de San Antonio y colocación de cajas nido de refugio para nutrias.