La Fundación Botín organiza una nueva edición del Taller de Artes Plásticas de Villa Iris en Santander, que este año estará dirigido por el reconocido artista alemán de origen belga Carsten Höller, entre el 4 y el 15 de septiembre.

La organización que preside Javier Botín convoca esta cita desde hace 24 años, y en esta ocasión tendrá como escenario el Centro Botín, donde hasta el próximo 10 de septiembre se muestra la exposición individual ‘Y’ del artista.

Höller seleccionó a quince artistas procedentes de distintas partes del mundo, y que solicitaron previamente una plaza para formar parte de este taller, que durará 12 días y que se desarrollará en torno a una idea importante y recurrente en su obra: el juego.

Desde 1994, esta fundación que promueve el arte ha congregado en estos talleres de arte en Santander a jóvenes artistas para colaborar estrechamente con creadores de la talla de Juan Uslé, Gabriel Orozco, Julião Sarmento, Miroslaw Balka, Antoni Muntadas, Jannis Kounellis, Mona Hatoum, Paul Graham, Tacita Dean, Carlos Garaicoa, Julie Mehretu o Joan Jonas.

Según explicó esta fundación en Santander, los participantes deberán reflexionar sobre cómo incorporan el ‘juego’ a su propio trabajo, así como sobre el papel del juego y del experimento en la sociedad actual. El objetivo es que creen con talento y creatividad junto a Carsten Höller una serie nueva de juegos y experimentos que puedan jugarse sin ayuda de materiales, documentarlos posteriormente y crear instrucciones de uso.

El taller estará codirigido por la curadora Stefanie Hessler, que también brindará la oportunidad de ver la exposición del artista en el Centro Botín y presenciar su desmontaje, pues cerrará sus puertas el 10 de septiembre, cinco días antes de finalizar el Taller.

La fundación resaltó la trayectoria del artista alemán, quien aprovecha su formación científica en su creación artística, centrándose en la naturaleza de las relaciones humanas. Nacido en 1961 en Bruselas, en la actualidad vive y trabaja entre Estocolmo y Biriwa (Ghana).

Entre sus obras más destacadas están Test Site, una serie de gigantescos toboganes creados para la Sala de Turbinas de Tate Modern (2006); Amusement Park, una instalación a tamaño natural de atracciones de feria, de movimiento extremadamente lento, para MASS MoCA, North Adams, EEUU (2006); o Flying Machine (1996), siendo ésta una obra en la que el espectador se ve levantado en el aire.