Una exposición que muestra la evolución histórica, social y arquitectónica de Rusia y que mostrará al público el contraste de un cultura milenaria representada por las cúpulas de las iglesias ortodoxas junto con los grandes rascacielos que se están levantando en la actualidad en Moscú.

La exposición permanecerá abierta al público hasta el próximo 12 de marzo.