El director de orquesta Thomas Hengelbrock cree que “la música es vida” y “un viaje” que quiere recorrer con “el público”, al que el pasado viernes ofreció “un viaje juntos por el clasicismo y el romanticismo” junto al Balthasar Neumman Ensemble, Coro y Solistas.

“Lo importante de la música es que es vida y un viaje que quiero recorrer con el público por los grandes compositores” y, para ello seleccionó “grandes piezas” para el programa del concierto sinfónico-coral del Palacio de Festivales dentro del Festival Internacional de Santander (FIS).

Dirigidos por su batuta, los casi 90 integrantes del Balthasar Neumann Ensemble interpretaron la primera parte ‘Stabat Mater en sol menor’ y la ‘Sinfonía Inacabada’ de Franz Schubert, y en la segunda parte la ‘Misa en Do Mayor’ de Beethoven.

El destacado director indicó el pasado jueves, en un encuentro mantenido con la prensa antes de comenzar los ensayos de cara al concierto, que “no ha sido fácil” elegir el repertorio después del “éxito” cosechado el pasado año en su paso por el FIS.

“Tenía que traer algo que fuera interesante” y, por ello, las dos piezas de Shubert se interpretarán sin interrupción y según ha destacado Hengelbrock, busca que el coro y la orquesta transmitan al público los sentimientos del compositor cuando las escribió.

Así, el director ha explicado que Schubert compuso ‘Stabat Mater en sol menor’ tras tener “un sueño en el que lloraba sobre la tumba de su madre” por lo que “todo el sentimiento de luto y pena está plasmado en esta pieza”.

Junto a esta “sinfonía fúnebre”, indica que ha elegido la ‘Sinfonía Incabada’ del compositor austriaco, la “unión perfecta”, para completar la primera parte del programa del concierto, que llevará también a San Sebastián tras su interpretación en la capital cántabra.

En la segunda parte, se interpretará la ‘Misa en Do Mayor’ de Beethoven que, aunque menos conocida, es “una de las grandes piezas” del compositor alemán.

Con todo ello, Hengelbrock ha enfatizado que quiere ofrecer al público “un viaje por el clasicismo y el romanticismo”. Y es que, ha asegurado, “dirijo mucho y, cuanto más lo hago, sé que lo que doy al público es un viaje juntos, y no es una excusa para alimentar la gran máquina de la música”.

Hengelbrock también ha hablado sobre la trayectoria del Balthasar Neumann Ensemble, su proyecto más personal y que echó a andar hace 27 años. “Es mi familia, la parte más importante de mi vida”, ha asegurado el director, que ha destacado que los casi 90 integrantes del coro y la orquesta “ensayan y trabajan hasta conseguir lo que quieren porque no están sujetos a ninguna presión”.