José Ramón Sánchez recibió, de manos de la alcaldesa de Santander, Gema Igual, el primer premio de la Semana del Comic de Santander, un galardón que “hace indiscutible justicia a un pintor condenado a ser referencia y reverencia para generaciones de artistas”, ha dicho Igual.

El artista recibió este premio en el transcurso de un acto celebrado en el Palacio de La Magdalena, en el que ha afirmado que “lo mejor de mi vida y de mi obra lo he hecho aquí, en Santander, en el lugar que me vio nacer”.

Sánchez, que ha opinado que es “hermoso que la ciudad donde has nacido te recompense de viejo”, una ciudad de la que salió a los 11 años porque era asmático y se tuvo que ir a Castilla “para respirar y vivir”, y en la que le gustaría morir.

“No esperaba ya recibir honores en Santander, venía a retirarme, a hacer una vida de silencio, de meditación, de trabajo, de mucho leer, de mucho escribir”, ha admitido el pintor santanderino, que ha confesado también que le gustaría morirse en su casa del Barrio Camino, en la habitación donde nació.

“Sé que es una idea romántica, pasada de moda, pero la muerte es tan natural como el nacimiento. Es firmar tu vida. Tu vida la firmas con la muerte, pero ahí queda lo que has hecho”, ha afirmado.

Su regreso a Santander, en el año 1996, -del que el domingo día 20 hará 22 años, ha recordado- se debió, tal como ha descrito, a que tuvo la intuición de que tenía que volver a sus raíces, las que son sus señas de identidad: su barrio, su mar, su Puertochico, sus cines, sus amigos de los Escolapios, sus iglesias…

“Venía a retirarme, había quemado mis naves y venía a Santander a hacer todos mis sueños de adolescencia que tenía en la cabeza. Había hecho ya el Quijote en Madrid pero ya en Santander hice la Biblia. Y creo que, en estos 22 años, lo mejor está aquí”, ha relatado.

Sánchez, que considera el Beato de Liébana como su “techo”, se reconoce “pasmado” de cómo en la “madurez-vejez” ha hecho “una obra muy amplia, muy creativa, muy inventiva,…”.

“Siempre hablaré que lo mejor de mi vida y de mi obra lo he hecho aquí, en Santander, en el lugar que me vio nacer”, ha apostillado, al tiempo que ha considerado que “es bonito que un premio tenga tu nombre porque es una manera de ser eterno” y ha deseado que ojalá la naturaleza le dé muchos años para entregar este galardón.

Por su parte, la alcaldesa ha destacado el privilegio que supone para la ciudad reconocer “a un santanderino con todas las letras, un artista de un talento y una talla personal descomunal al que todos queremos y admiramos” y al que ha pedido que “nos siga dibujando al natural, ilustrando con su sabiduría casi omnisciente y pintando en magistral óleo sobre lienzo”.