La Biblioteca Central de Cantabria acoge durante dos meses una muestra fotográfica del francés Philippe Gras sobre Mayo del 68 con motivo de su 50 aniversario. Además de las fotografías, traídas del Instituto francés de París, la exposición cuenta con trabajos de los alumnos del IES Alberto Pico de Santander sobre este movimiento.

La muestra, organizada por este centro y el Institut français d’Espagne en Bilbao, cuenta con 43 obras en blanco y negro que ponen de manifiesto los “estallidos de rebeldía” estudiantil de Mayo del 68 y la repercusión de este movimiento.

La exposición ha sido presentada este lunes por la directora general de Cultura, Eva Ranea; la directora general de Innovación y Centros Educativos, Isabel Fernández; el cónsul general de Francia en Bilbao, Sameh Sasty; el concejal de Educación y Juventud de Santander, Daniel Portilla; y el director del IES Alberto Pico, Jacinto Arce; Los alumnos han visitado también sus trabajos, que aportan su visión sobre Mayo del 68, y han clausurado el acto de inauguración con la lectura de algunos de los lemas de este movimiento en francés.

El autor de las fotografías, Philippe Gras, fallecido en 2007, vivió los acontecimientos ocurridos en Mayo del 68 en París, por lo que sus imágenes reflejan los movimientos de diferentes sectores durante este movimiento que ha dejado un legado que “trasciende fronteras y épocas”, tal y como ha dicho el cónsul general de Francia en Bilbao.

En este sentido ha comentado que algunas de las ideas que se reivindicaron en esa época han llegado a la actualidad “a través de la política, la cultura y la educación”.

Por otra parte, Sasty ha compartido su satisfacción por que la muestra esté expuesta en un lugar “emblemático” de la memoria histórica de Santander y Cantabria y ha destacado que no sólo se trata de una exposición fotográfica, sino que el resultado es fruto de un trabajo colectivo en el que han participado los alumnos.

Así lo han dicho también Isabel Fernández y Daniel Portilla, quienes han calificado el movimiento como “fundamental” para que “se tenga memoria de ello” y aprender “de lo malo para que no se vuelva a repetir”.

Por su parte, Ranea ha añadido que las obras reflejan “perfectamente” los acontecimientos ocurridos durante este movimiento, que fue “desprevenido” y dejó a las autoridades “desconcertadas”, aunque “ya se veía venir”.