La Consejería de Obras Públicas y Vivienda del Gobierno de Cantabria, ha invertido casi 56.000 euros en la rehabilitación del edificio conocido como ‘La Cuadra del Toro’ de la localidad de Espinama, en el municipio lebaniego de Camaleño, que se utilizará como un museo de deportes de alta montaña.

Esta actuación se enmarca dentro de la orden convocada por el Gobierno de Cantabria para poner a disposición de los ayuntamientos y juntas vecinales de Cantabria subvenciones destinadas a financiar inversiones de su competencia en edificios de titularidad pública.

El consejero de Obras Públicas, José María Mazón, que ha visitado este miércoles la rehabilitación, ha destacado que 40 ayuntamientos ya se han beneficiado de esta iniciativa de colaboración con las entidades locales que busca potenciar la recuperación de infraestructuras de uso público en todo tipo de núcleos de población y, muy especialmente, en los núcleos rurales para que cuenten con los “mismos servicios” que en las ciudades.

Asimismo, Mazón ha subrayado que la Consejería se ha hecho cargo de la rehabilitación con una dotación “adecuada” a las necesidades de la obra, que ha consistido fundamentalmente en la reparación integral de toda la estructura, de la carpintería exterior y del tejado, que ha sido sustituido por uno con aislamiento térmico y tejas cerámicas.

Mazón ha estado acompañado en el acto por el consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Francisco Martín; el director general de Vivienda, Francisco Gómez, y el alcalde de Camaleño, Óscar Casares.

Por su parte, el regidor ha agradecido el esfuerzo de la Consejería de Obras Públicas y ha señalado que están a punto de iniciarse los trabajos de la segunda fase para convertir el edificio en un museo para el disfrute de los visitantes y vecinos del municipio.

Entre los trabajos realizados, destaca la demolición de la cubierta y el vaciado del edificio que presentaba un grave estado de deterioro; la cimentación de la infraestructura a base de zapatas y sistemas de pilares de madera para hacerla más segura y la implantación de un tablero hidrófugo con capa de comprensión de hormigón.

Por último, se han instalado unas nuevas ventanas de madera con doble acristalamiento y se ha sustituido la puerta principal.