La economía de Cantabria avanzó un 0,9% en el primer trimestre de 2018 respecto al último de 2017, según datos del Instituto Cántabro de Estadística (Icane) en la Contabilidad Trimestral de Cantabria. Asimismo, avanzó un 3,2% en comparación con el mismo periodo del pasado año.

En ambos casos, la economía cántabra aumentó por encima de la media nacional, que fue del 0,7% y el 3%, respectivamente.

Tanto trimestral como interanualmente, la industria y energía fue el principal motor del crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) regional, que se vio lastrado por el sector primario en comparación con el periodo octubre-diciembre de 2017, mientras que la construcción permaneció estancada en relación con el mismo trimestre del año anterior.

Así, en el primer trimestre de 2018 se registró un crecimiento trimestral en todos los sectores de actividad excepto en el primario, que decreció un -1,7%.

El mayor incremento correspondió a la industria y energía con un 1,8%, seguido de la construcción y de la administración pública, sanidad y educación, que crecieron ambas un 0,8%. El sector del comercio, transporte, hostelería, información y comunicaciones repuntó un 0,7%, y el de las actividades financieras y seguros, inmobiliarias y profesionales un 0,4%. Además, los impuestos netos sobre los productos sumaron un 1,3%.

Interanualmente también crecieron todos en sectores excepto uno, en este caso la construcción, que se mantuvo estable.

De este modo, la industria y energía se disparó un 7,4%, seguido de las actividades financieras y seguros, inmobiliarias y profesionales con un 2,5%; del comercio, transporte, hostelería, información y comunicaciones con un 2,2%; de la administración pública, sanidad, educación y actividades artísticas con un 1,5%; y del sector agrario y pesquero con un 0,9%.

Por último, los impuestos netos sobre los productos avanzaron en Cantabria un 4,7% en el primer trimestre del presente año.