La Sociedad Regional de Educación, Cultura y Deporte (SRECD) va a modernizar la gestión de la Filmoteca de Cantabria, en la sede de Santander, a través de la implantación de un sistema que habilita la gestión de abonos a través de una aplicación móvil que estará disponible a partir del próximo 2 de enero.

Esta mejora no supone ningún incremento en el precio de la entrada ni del abono, que se mantiene en los 25 euros por 10 sesiones, ha destacado la Sociedad en nota de prensa.

De esta forma, el formato tradicional, consistente en una tarjeta de papel válida para diez sesiones que se dispensaba a través de un sistema de venta manual, se va a sustituir dando la posibilidad al abonado de disponer de dos opciones, tanto el abono físico mediante la entrega de una tarjeta de PVC recargable, como el abono digital, que permite la gestión del abono a través de la aplicación móvil MiCine.

Según la SERCD, el beneficio del uso de las nuevas tecnologías es doble, ya que, por un lado, se reduce el posible tiempo de espera en colas, tanto para adquirir las entradas como para entrar en las proyecciones; y, por otro, se gana “agilidad” al gestionar la entrada desde estas aplicaciones.

Por lo que se refiere al abono digital, el usuario descargará la App MiCine desde App Store o Play Store y se registrará con un correo electrónico y una contraseña. Seleccionará el cine ‘Santander Filmoteca’ y mediante esta aplicación podrá consultar la cartelera, recibir avisos con películas que puedan ser de su interés, y recargar en taquilla los bonos de 10 entradas enseñando la pantalla del móvil.

De esta manera, tendrán toda la información sobre los tipos de abonos disponibles y las entradas que le quedan de cada abono y podrán acceder directamente a la sala sin pasar por taquilla, mostrando en la puerta la pantalla del móvil y siempre según disponibilidad de aforo.

Los abonados que prefieran llevar una tarjeta que les identifique como tal, podrán seguir haciéndolo, aunque este formato se ha actualizado y será una tarjera recargable de PVC de hasta 10 sesiones.

Así, el usuario comprará el abono en taquilla como hasta ahora y, simplemente con mostrar la tarjeta en la puerta, accederá a la sala directamente según disponibilidad de aforo y podrá conocer la información precisa de las entradas que le quedan disponibles.