La Federación de Municipios de Cantabria (FMC) colaborará con el Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA) para garantizar que durante el proceso de participación pública de la Estrategia de acción frente al Cambio Climático de la comunidad autónoma para el periodo 2017-2030 se tengan en cuenta las opiniones de los ayuntamientos.

Así se lo ha solicitado el director del CIMA, Jesús García, y otros de sus representantes al presidente de la FMC, Pablo Diestro en una reunión que han mantenido.

La Estrategia contra el Cambio Climático en Cantabria tiene ya un borrador, elaborado por el Gobierno regional con contribuciones de todos sus departamentos y a partir de ahora incluirá las de los municipios, agentes sociales, empresariales y ciudadanos, “para convertirlo en un instrumento que garantice en el futuro el bienestar social y económico de los ciudadanos”, ha informado en un comunicado la FMC.

Según ha explicado, en esta primera fase se ha tratado de fijar una serie de actuaciones para mitigar los efectos de esta amenaza fijando como horizonte el año 2030.

Contiene alrededor de un centenar de medidas concretas, estructuradas por sectores, con las que se pretende motivar un cambio en el modelo de vida, cuyas líneas de actuación principales se centran en el ahorro y la eficiencia energética, las energías renovables, las emisiones no energéticas, la investigación y la planificación.

También habrá otras dirigidas a formar y sensibilizar a las personas acerca de lo que pueden hacer para responder al cambio climático tratando de compatibilizar estas medidas con el crecimiento y el desarrollo.