La Fundación Botín recuerda que hasta el próximo domingo 25 de febrero estará abierta la exposición “Julie Mehretu. Una historia universal de todo y nada” en el Centro Botín, con horario ininterrumpido de de 10.00 a 20.00 horas.

La fundación en Cantabria recordó que la muestra reúne una selección de cerca de 30 pinturas y 60 dibujos, correspondientes todos ellos a momentos destacados de la trayectoria de la artista, en una de las exposiciones más completas que se han realizado sobre su obra, llena de creatividad y talento.

Según la organización que preside Javier Botín, se trata de un completo recorrido por la obra de la artista, desde sus primeros dibujos de grafito y cuadros de tinta y acrílico (Sala 1; primera planta), hasta sus lienzos en gran formato con estructuras más complejas y superficies muy trabajadas, con atención también a sus últimas piezas, de carácter más dramático (Sala 2; segunda planta).

Esta fundación que promueve el arte en Santander puntualizó que la exposición fue comisariada por Vicente Todolí, presidente de la Comisión Asesora de Artes Plásticas de la Fundación Botín, y Suzanne Cotter, directora de la Fundação Serralves – Museu de Arte Contemporânea de Oporto.

Al respecto de su obra, Mehretu indica que su pintura “evoluciona hacia la oscuridad debido a los movimientos sociales de los años 2011 y 2013 así como las revueltas de países como Estados Unidos, México, Brasil y el norte de África. Yo nací en Etiopía y nos vimos obligados a salir de allí en busca de una libertad que no teníamos. Después de una dictadura muy larga, creíamos que había alguna posibilidad de lograrla, pero no fue así. Ese enfrentamiento, como los vividos en Brasil, se refleja en mi pintura que evoluciona hacia algo más gris y más oscuro para inventar una nueva manera de contar lo que ocurre. Es gris, pero también tiene posibilidades”.

Mehretu, nacida en Etiopía en 1970, se dio a conocer a finales de los noventa en la escena artística neoyorquina con un lenguaje artístico muy personal. Según la fundación en Santander, la artista combina líneas geométricas, dibujos arquitectónicos y proyecciones urbanas con capas de color y otros elementos más personales, pinceladas y gestos casi caligráficos, de la mano de técnicas como el dibujo, la tinta y el acrílico.