La Fundación Botín invita a una nueva sesión del ciclo de conferencias “La educación que queremos”, que se realizará este 30 de mayo en Madrid. En esta oportunidad, la ponente será Olga Cebrián que hablará sobre ‘El silencio que educa’.

En concreto, Cebrián hablará sobre el poder transformador del silencio y la meditación. Considera que “sin silencio no hay palabra, sin quietud no hay autodominio y el autodominio nos da la libertad. Solo dando ejemplo seremos capaces de sembrar esta semilla en la sociedad. Los jóvenes necesitan tiempo de encuentro con ellos mismos y concederse un espacio en el que poder respirar, parar y conocerse de verdad”.

La conferencista es co-fundadora de aomm.tv, plataforma líder mundial de clases de yoga y meditación online. Es terapeuta Gestalt y formadora. Además, profesora de comunicación 2.0 de postgrado en la UCM.

La cita es este martes 30 de mayo en la Sede de la fundación en Madrid, en la Calle Castelló 18C, a las 18:00 horas. La entrada es gratuita, con una previa  inscripción online y hasta completar aforo.

Tras esta sesión con la profesora Cebrián, la fundación tiene planeadas otras tres conferencias de este ciclo con el que se busca reflexionar sobre las nuevas perspectivas y condiciones de la educación que se desea y que se puede lograr hoy:

  • 20 de junio. Vivir con entusiasmo, con Victor Küppers.
  • 10 de octubre. El valor del fracaso, con Ignacio Martín Maruri.
  • 28 de noviembre. La magia de la educación, con Xosé Manuel Domínguez Prieto.

Al inicio del ciclo, la fundación en Cantabria realizó en febrero la conferencia denominada “No sin las Artes”, con Christopher Clouder como ponente. Se propuso una visión más amplia y considerar la experiencia de las artes no solo como un privilegio, sino como un sentido clave en la educación. Posteriormente, en el mes de marzo, se realizó la conferencia “El arte de preguntar”, con Francisco Romo.

Adicionalmente, en abril, Begoña García Larrauri ofreció la conferencia “Educar desde la alegría y el buen humor”, donde se habló del valor de la actitud personal y la necesidad de recuperar la alegría y el buen humor como factores clave en la actividad profesional del docente, porque los estudiantes estarán más motivados para aprender si son felices y se divierten.

Con este tipo de actividades, está Fundación apoya la educación que promueva el crecimiento saludable de niños y jóvenes, potenciando su talento y creatividad para ayudarles a ser autónomos, competentes, solidarios y felices.