Los organizadores del concierto de David Guetta, previsto este pasado sábado en Santander y que el DJ francés canceló en el último momento por problemas técnicos del avión privado con el que debía volar desde Moscú a la capital cántabra, aseguran que están trabajando en la devolución del dinero de las entradas a los asistentes.

Así lo han indicado fuentes de la organización, que han señalado que “seguramente” se reembolse el importe de las mismas -“el cien por cien o parte”, han precisado- ya que lo que “no se contempla” es la no devolución de los tickets adquiridos por 10.000 personas para ver al artista internacional.

En todo caso, desde la empresa encargada de la actuación han apuntado que anunciarán “próximamente” el procedimiento a seguir para la devolución de las entradas, y que no será “rápido”, pues se trata de un proceso “muy complejo”.

En este sentido, los responsables de Los Conciertos de la Campa han explicado a esta agencia que el pasado 29 de junio -es decir, un mes antes de la cita musical- se pagó a Guetta el “100%” de la actuación, así como el coste de producción del escenario, que ha sido “prácticamente el mismo que el caché” del Dj.

Sin embargo, las citadas fuentes han declinado desvelar la cuantía, y se han limitado a comentar que se trata de “un montón”, “muchísimo dinero”: “cifras muy sensibles” para una empresa -la UTE La Campa- que no tiene el “músculo” de “un gran promotor de conciertos”.

Así, están estudiando ahora el procedimiento de devolución de las entradas. “Estamos en ello”, han señalado, al tiempo que han garantizado que no van a cumplir “ninguna ilegalidad”.

Respecto a la posibilidad de “reubicar” el concierto de Guetta en otra fecha -tal y como se anunció la organización y el propio artista en un video proyectado al comunicarse su ausencia y en el que pedía disculpas por ello- “sigue siendo una posibilidad”.

En todo caso, han aclarado que de llevarse a cabo esta última “alternativa”, eso “no significa” que la nueva cita -ni la correspondiente entrada- “supla” a la adquirida para la actuación prevista el 28 de julio, que estaba llamada a cerrar los conciertos de la Semana Grande de Santander