El arenal de San Vicente de la Barquera recibe este distintivo la acredita internacionalmente por su esmerada protección medioambiental y la calidad de los servicios ofrecidos.

La playa de Merón también ha renovado la certificación ISO 14.001, que evalúa los esfuerzos de una organización por alcanzar una protección ambiental “confiable y adecuada”, según informó el Ayuntamiento de la villa marinera, que resalta en una nota que el proyecto barquereño de mantener la pureza de los arenales y de las aguas, así como un conjunto de servicios especializados, para acoger y proteger a los bañistas, ha sido merecedor de una octava “Q de Calidad”.