Las actividades programadas, de carácter gratuito, buscaron hacer realidad el lema determinado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en esta celebración de 2017: ‘Acercar la naturaleza a las personas’, según ha explicado en un comunicado el Ayuntamiento de Laredo.

Por la mañana, 500 escolares de Primaria procedentes de una docena de centros -Ampros y Pepe Alba, de Laredo; Los Puentes y el Fray Pablo, de Colindres; el Dobra, el José Luis Hidalgo y el Pancho Cossío, de Torrelavega; el Cisneros, de Santander; el Príncipe de Asturias, de Ramales de la Victoria; el San Martín de Campijo de Castro UrdialesL; el Paracuelles de Campoo de Suso; el Pedro Santiuste de Argoños- se dieron cita en la Alameda de Miramar para participar en distintas actividades programadas para ellos.

Pero antes fueron recibidos por el alcalde de Laredo, Juan Ramón López Visitación; el consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria, Ramón Ruiz; el director General de Medio Ambiente, Miguel Ángel Palacio García; la directora de la empresa pública MARE, Rosa Inés García, y el director del CIMA, Jesus García, quienes les explicaron el objetivo de la jornada.

El alcalde les trasladó que era una forma de manifestar y reivindicar una “naturaleza cuidada y protegida” porque es necesaria “para vivir”, mientras que el consejero señaló que era un modo de “aprender en el medio natural lo que viene en los libros”.

En dicha recepción, se entregó el diploma del Gobierno al voluntariado medioambiental del año 2016 en el Programa de Voluntariado y Educación Ambiental del Gobierno de Cantabria (PROVOCA), que por tercera edición consecutiva recayó en Javier Urbaneja, quien el pasado año colaboró 40 días con el medio ambiente.

Tras ese acto, los escolares pudieron participar en talleres ambientales organizados por AMICA, la Mancomunidad de Municipios Sostenibles y Bosques de Cantabria; presenciar una obra de teatro con temática medioambiental o concursar en el certamen ‘¿Conoces el medio ambiente de Cantabria?’.

También hubo rutas interpretativas en barco o en tren para conocer la costa pejina y una exhibición de vuelo de aves rapaces. Por la tarde, se celebró la Gran Fiesta de Medio Ambiente de Cantabria, abierta a toda la población y en la que se pudieron visitar diferentes stands informativos instalados por el CIMA, la Mancomunidad de Municipios Sostenibles de Cantabria, la Fundación Naturaleza y Hombre y la Asociación Cultural Bosques de Cantabria.

En todos ellos, hubo la posibilidad también de realizar diversos talleres medioambientales dirigidos a todos los públicos que, junto con los desarrollados por Brenes XXI y su rocódromo, constituyeron una variada oferta de actividades participativas sobre temas tan variados como la agroecología, el reciclaje, la biodiversidad o las energías renovables.