Los Corrales de Buelna es desde el pasado viernes el centro de operaciones de la XVII edición de la fiesta Guerras Cántabras, declarada de Interés Turístico Nacional en 2008. Unas 1.300 personas integran las 11 legiones romanas y 13 tribus cántabras que se concentrarán este viernes a las nueve de la noche en el Circo Máximo para el Encendido del Fuego Sagrado.

Este acto junto a la presentación de personajes y augurios de la pitonisa Selenia y la sacerdotisa Drusila abrieron una fiesta de recreación histórica preparada a lo largo de todo un año por los integrantes de Aguecan (Asociación de Guerras Cántabras), en la que participan más de 500 niños y unos 800 adultos. Del 25 de agosto al 3 de septiembre se celebrarán cerca de medio centenar de actos, entre el Circo Máximo, junto al Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna, y el campamento festero, instalado paralelo a la entrada sur de Los Corrales de Buelna por la A-67.

En el primer fin de semana festivo se encenderá el Fuego Sagrado y se inaugurará el campamento festero, donde además se abrirán las puertas del Templo de Jano, levantado a escala real. El sábado, destaca la llegada de César Augusto, a las ocho de la tarde, al Circo Máximo. El emperador verá como el líder cántabro, Corocotta, reclama la recompensa que se ha puesto a su cabeza.

Esta escenificación tendrá continuidad en el mismo lugar sobre las 11 de la noche, con el enfrentamiento bélico recreado por festeros corraliegos entre una unidad romana y un grupo cántabro defensor de su poblado, un acto “más espectacular que años anteriores y con más participantes y alicientes”, según destaca la organización en nota de prensa.

Entre los momentos más significativos del primer fin de semana, destacan el domingo los actos protagonizados por jóvenes festeros nacidos durante los 17 años de historia de la fiesta. Habrá Senado Romano, Consejo de Tribus e incluso Gran Desfile General Infantil por la Avenida Cantabria de todos los menores componentes de la asociación organizadora por la Avenida Cantabria de Los Corrales de Buelna hasta el Circo Máximo.

Por la tarde, el propio César Augusto arengará a sus tropas para alcanzar la victoria definitiva, palabras que irán acompañadas por la Proclama de la Diosa Minerva. Antes de su marcha a Tarraco, Augusto, enfermo, cederá el mando de sus legiones a su legado, Cayo Antistio Vetus.

En ese momento tomarán protagonismo los cántabros, con la Entrega del Fuego del Hogar o la Boda Cántabra, en el Cirxo Máximo, habilitado con gradas para más de 3.000 personas.  Y tras la boda, la rebelión de los esclavos cántabros y el regreso a sus tierras para iniciar una nueva guerra, que será la base del segundo fin de semana festivo.