Las pernoctaciones en apartamentos, campings, casas rurales y albergues de Cantabria se dispararon el pasado marzo un 92,6 por ciento en relación al mismo mes del año anterior, hasta alcanzar las 93.366, según datos de ocupación en los alojamientos extrahoteleros publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El mayor repunte de estancias en el tercer mes de 2018 en la región se produjo en apartamentos y casas rurales, con sendas subidas del 148,4 y 103%, que arrojan 37.428 y 12.765 viajeros, respectivamente.

No obstante, si se computan todos los alojamientos rurales, las estancias se elevan a 37.455, un 62,7% más. Por su parte, los campings cántabros sumaron en marzo 15.496 pernoctaciones, un 86,7% más, mientras que en albergues se alojaron 2.987 personas, un 42,3% más en términos interanuales.

En términos porcentuales, el 40,1% de las estancias correspondió a apartamentos, el mismo índice que a casas rurales, mientras que el 16,6% fue de campings y el 3,2% restante, de albergues. De su lado, en los establecimientos hoteleros se alojaron en marzo en Cantabria 169.730 turistas, un 31,5% más, que elevan el total de pernoctaciones de viajeros a 263.096, casi el doble que un año antes (48,2% más).

En suma, Cantabria recibió en marzo a 123.012 turistas, la inmensa mayoría de ellos (110.483) residentes en España, mientras que los 12.529 restantes procedían del extranjero.

El grueso de visitantes supone un 42% más si se compara en términos interanuales. Por procedencia, la mayoría de los alojados en hoteles eran de Madrid, mientras que los vascos se decantaron por campings, establecimientos rurales y apartamentos de la región, en tanto que los residentes en la propia Cantabria escogieron albergues.

Volviendo a las pernoctaciones, en los alojamientos extrahoteleros (que acapararon el 35% del total de estancias, frente al 65% de los hoteles) se ofertaron 18.861 plazas, que registraron una estancia media de 2,56 días, por encima en ambos casos de lo sucedido en los hoteles, con 13.942 plazas y 2,04 días.

En los apartamentos, campings, casas rurales y albergues aumentó en más de 17 puntos el número de plazas ofertadas, aunque la estancia bajó medio punto.

En los hoteles, en cambio, crecieron plazas y estancias, en un 6,2 y 4,1%, respectivamente. Si se atiende al grado de ocupación de las mismas, subió en todos los alojamientos extrahoteleros, especialmente en las casas (75%), excepto en los campings, donde bajó, así como la estancia media, que también fue inferior en apartamentos, con un 19,8% menos. Por contra, quienes se alojaron en albergues y casas rurales permanecieron más tiempo respecto a marzo de 2017.