Liberbank aplicará desde el próximo lunes el ERTE que incluye suspensiones de empleo durante 18 meses para 1.332 empleados, de los que más de 900 pertenecen a la antigua Caja Castilla La Mancha (CCM).

Según ha explicado el secretario general de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) en Liberbank, José Manzanares, la dirección de la entidad ha concretado hoy ante los sindicatos las medidas que se incluyen en el citado ERTE.

En concreto, además de los 1.332 trabajadores que se verán afectados por las suspensiones de empleo, otros 1.000 verán reducida su jornada laboral y salarial en un 30 %.

De estos 1.000 trabajadores, la mayor parte, unos 700, pertenecen a la antigua CCM.

Al resto de la plantilla de Liberbank (compuesta por unos 5.300 trabajadores), la entidad les aplicarán una reducción de jornada y de salario de un 12 % de media.

Para Manzanares, las medidas concretadas hoy por la entidad “llevarán a una situación de indigencia” a muchos trabajadores de Liberbank, que “si no es capaz de recapitalizarse con el beneficio del día a día, está abocada a la ruina”.

Para protestar por la puesta en marcha de este ajuste, los sindicatos presentes en Liberbank –CCOOUGTCSICA y CSIF- habían convocado seis nuevas jornadas de huelga para los meses de junio, julio y agosto, aunque desde CSIF no descartan una huelga indefinida.

También fuentes de UGT han explicado que se mantienen las jornadas de huelga previstas y han mostrado su deseo de que la dirección de la entidad, gracias a la mediación del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) “se siente a negociar de buena fe”.